NEWSLETTER

NEWSLETTER SEPTIEMBRE
NEWSLETTER AGOSTO
 

Víctor Pérez, Alta Ley: “Sin los esfuerzos de los proveedores de la minería los productores mineros no podrán alcanzar la carbono neutralidad comprometida”

Por esta razón nace la calculadora de huella de carbono, una innovadora herramienta que busca medir, gestionar y reducir al máximo la huella de carbono de los insumos y productos de los proveedores mineros. Conversamos en profundidad con Víctor Pérez, Líder de Minería Verde de la Corporación Alta Ley, quien nos cuenta más detalles sobre el origen de esta iniciativa y los desafiantes pasos que vienen por delante.

El año 2021, junto a Linkminners de Perú y las consultoras Karungen y Ecodesarrollo de Chile, la Corporación Alta Ley postuló a un llamado realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para desarrollar el primer estudio y herramienta de cálculo sobre las emisiones de alcance 3 (EA3) en la cadena de valor de la minería del cobre, bajo el concepto de bien público, y que abarcó operaciones y proyectos en Colombia, Chile y Perú. Los resultados de este estudio serán publicados próximamente, en nuestro caso por el Ministerio de Minería.

En este trabajo participó también el equipo a cargo de cambio climático y abastecimiento de Codelco, quienes contactaron posteriormente a Alta Ley para profundizar en los resultados de este estudio y establecer un plan de trabajo que permitiera generar los factores de emisiones de carbono de los principales insumos y servicios detectados en el estudio del BID, para Codelco, siempre bajo un esquema de bien público.

Para conocer más detalles sobre el origen y próximos pasos de esta plataforma de uso gratuito, que permite calcular las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), conversamos con Víctor Pérez, Líder de Minería Verde de la Corporación Alta Ley, quien estuvo directamente involucrado en este desafío.

En primer lugar, ¿Por qué los proveedores son tan importantes para conseguir el desafío de carbono neutralidad al 2050?

Recordemos que las emisiones totales de los productos de cobre que como país producimos están compuestas por las emisiones de alcance 1 (que provienen de fuentes que son propiedad o son controladas por las empresas mineras, como por ejemplo, consumo de combustibles fósiles en fuentes fijas y/o móviles como los camiones mineros CAEX), por las emisiones de alcance 2 (que son emisiones indirectas principalmente generadas por la electricidad consumida por las empresas mineras) y las EA3, que son aquellas que provienen de la cadena de valor de las compañías mineras y que no están bajo el control de ellas. Todos los últimos estudios de huella de carbono convergen a que las EA3 son la fracción más importante del total de la huella de carbono de los cátodos y concentrados de cobre que llegan a los mercados. Más del 50% de las emisiones totales están radicadas en este alcance y por lo tanto cualquier gestión que quieran realizar los productores mineros en términos de carbono neutralidad al 2040 o 2050 tiene que contar con el trabajo conjunto y coordinado con sus proveedores. Sin los esfuerzos de los proveedores de la minería los productores mineros no podrán alcanzar la carbono neutralidad comprometida.

¿Qué rol juega Alta Ley en esta iniciativa? ¿Qué rol jugó el BID y Aprimin?
Alta Ley cuenta con un equipo altamente especializado en temas de trazabilidad y huella de carbono de los procesos mineros, lo que le permite desarrollar los modelos e incorporar y homologar las metodologías que transversalmente pueden ser aplicadas tanto para proveedores como productores mineros, en línea con los criterios locales y globales en materia de cálculo de la huella de carbono. En el caso del BID, que promueve el desarrollo económico, social e institucional sostenible de América Latina, este tipo de coordinaciones al interior de la cadena de valor de la industria minera son claves en alinear los esfuerzos por mitigar la huella de carbono en la región. Finalmente, Aprimin, que es la principal asociación de proveedores mineros del país, entiende y promueve la importancia de la agenda por el freno al cambio climático que la minería se encuentra comprometida e impulsa soluciones en esta materia con sus asociados.

¿Cómo recibieron los proveedores esta iniciativa y futuro uso de esta herramienta?
Entendiendo que esto es un proceso que tomará años, fue una acogida muy buena. Un número muy significativo de proveedores de distintos sectores han participado activamente en este trabajo en que Alta Ley, en conjunto al equipo de Codelco, han ido explicando y aplicando la metodología de huella de carbono para los distintos procesos y sectores que interactúan con la cuprífera estatal y que en su mayoría tienen además relaciones comerciales con otros productores mineros, por lo que el impacto de este esfuerzo es transversal y sobrepasa los límites de Codelco.

¿Cuántos proveedores estiman que usarán esta calculadora y en cuánto tiempo?
Estimamos que más de 100 proveedores serán activos usuarios de la calculadora este segundo semestre de este año. Lo anterior es muy notable. En una encuesta realizada por Codelco al inicio de este trabajo se detectó que más del 90% de los pequeños y medianos proveedores jamás habían realizado algún cálculo de la huella de carbono de sus procesos y productos. Sin embargo, la inmensa mayoría si estaba dispuesta a trabajar en ellos.

¿Piensas que esta herramienta pueda ser exportable a otros países?
Sin duda. La categoría de bien público lo permite. Además, estamos trabajando con metodologías de inventario de ciclo de vida y Protocolo de Gases Efecto Invernadero (GHG PI) que es una alianza multipartita de empresas, organizaciones no gubernamentales (ONGs), gobiernos y otras entidades, convocada por el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), y que es globalmente utilizada en el mundo minero y los principales sectores industriales del mundo. A esto se suma la coordinación que hemos tenido con la mesa de trabajo en cambio climático de la Sonami y a nivel internacional con la iniciativa de descarbonización de la International Copper Assotiation (ICA).