NEWSLETTER

NEWSLETTER SEPTIEMBRE
NEWSLETTER AGOSTO
 

“TENEMOS LA CONVICCIÓN DE QUE LA HOJA DE RUTA DEL HIDRÓGENO VERDE SERÁ CLAVE PARA PRIORIZAR LOS RECURSOS EN SU IMPLEMENTACIÓN EN LA MINERÍA DE CHILE Y PERÚ”

Benjamín Quijandría, director de SAMMI – Clúster Minero Andino explica la importancia que significa para la industria minera de Perú, el desarrollo del primer Roadmap Binacional del Hidrógeno Verde, hoja de ruta que desarrollan en conjunto con Alta Ley y los principales actores del ecosistema de ambos países.

Resalta que este trabajo “será un espacio de punto de partida de acciones mucho más coordinadas entre las empresas mineras y el sector público de ambos países para avanzar en políticas y proyectos de descarbonización en la minería con mucho mayor convicción”.

En enero del 2022 se desarrollará el primer taller estratégico del Roadmap para la implementación del Hidrógeno Verde en Minería, con el fin de avanzar en esta primera hoja de ruta binacional que se espera presentar durante el segundo semestre del año que se nos avecina.

Actores del ecosistema minero chileno y peruano participan en este trabajo y para conocer la visión de una de las instituciones que lidera este proceso, conversamos con Benjamín Quijandría, director de SAMMI -Clúster Minero Andino, iniciativa que tiene como propósito llevar prosperidad a las regiones donde el sector minero opera, a través del desarrollo de un ecosistema de innovación y emprendimiento que impulse redes de colaboración entre empresas mineras, proveedores, academias y el Estado.

¿Cuál es la importancia de desarrollar un Roadmap de hidrógeno verde? ¿Qué los llevó a asumir este desafío? ¿Quiénes participarán de este proyecto?
Sin duda que la meta de descarbonizar a la industria minera, reduciendo su huella de carbono tanto directa, alcance 1 y 2, como la de su cadena de abastecimiento, alcance 3, es un desafío compartido por el Perú y Chile. Por otro lado, el hidrógeno verde se viene posicionando en los últimos años como una prometedora alternativa, para la transición del uso de combustibles fósiles, como un combustible carbono-cero, con interesantes posibilidades de implementación en la industria minera. En este contexto resultaba importante trabajar una hoja de ruta que nos permita definir una visión del hidrógeno verde en el sector minero e identificar las principales iniciativas y proyectos que deberían promoverse para su implementación.

Y dada la importancia del proyecto, es relevante la participación de la mayor cantidad de actores que representan el ecosistema minero-energético en ambos países. Es por ello que desde un inicio se les presentó la iniciativa a los ministerios de energía y minas y de ambiente en el caso del Perú, para invitarlos a colaborar, lo mismo a las principales mineras que operan en ambos países, tal es el caso de Anglo American, Freeport McMoran, BHP, Glencore, Hudbay y las nacionales, Minsur y Buenaventura, en el caso de las peruanas, y Codelco y Antofagasta Minerals en el caso de las chilenas. El mes pasado, se constituyó un directorio del roadmap con representantes de las mineras participantes.

Es primera vez que se hace un Roadmap binacional ¿Cuáles son los motivos que los impulsaron a desarrollar este trabajo de manera conjunta con la Corporación Alta Ley? ¿Qué beneficios ven del trabajo conjunto entre ambas instituciones?
Este año SAMMI y la Corporación Alta Ley suscribieron un convenio de cooperación con la intención de fortalecer la integración entre los ecosistemas mineros del Perú y Chile, y de promover más espacios de colaboración y aprendizaje mutuo. En ese marco hemos emprendido una serie de actividades, por ejemplo, un programa de relacionamiento entre proveedores mineros peruanos y chilenos, donde identificamos empresas que tengan un alto potencial de afinidad para posible colaboración y asociatividad, en los temas de Minería 4.0 e inteligencia artificial.

En esa línea, uno de los ejes de colaboración que se planteó desde un inicio fue la minería verde y su descarbonización, en línea con los compromisos adquiridos por ambos países en el Acuerdo de Paris por el cambio climático. Parecía entonces un paso lógico abordar una iniciativa conjunta en ese sentido y el roadmap binacional para implementar el hidrogeno verde en Perú y Chile es un proyecto que no solo va en línea de mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector, sino que coincide con el gran potencial de ambos países para la producción de hidrógeno verde debido a las condiciones geográficas y climáticas del sur del Perú y norte de Chile.

Debo agregar que esperamos que este roadmap sea el punto de partida de nuevas iniciativas de colaboración en que no solo se involucren las empresas mineras y proveedoras de ambos países, sino que también se sume la academia e instituciones de gobierno.

¿En qué consistirá este trabajo? ¿Cuáles son sus etapas y cuándo se espera que esté listo?
El proyecto tiene un plazo aproximado de 6 meses de trabajo, donde estamos apoyados por un equipo consultor de primer nivel como PMG y H-Inicio, expertos en la construcción de hojas de ruta e hidrógeno verde respectivamente, y tuvo como punto de partida la conformación de un directorio donde participan las empresas mineras señaladas anteriormente y que deberá definir los principales lineamientos de la hoja de ruta. Adicionalmente, hemos tenido dos talleres de alto nivel donde hemos repasado los conceptos tanto de hidrógeno verde como los espacios de aplicación en la minería, con la finalidad de nivelar conocimientos en el directorio.

En paralelo, se ha trabajado un diagnóstico que nos servirá como primera línea base de la situación del hidrógeno verde en la minería, y nos permitirá trabajar tanto la visión que se le quiere dar a la hoja de ruta, tomando el año 2030 como corto plazo y el 2050 como largo plazo, así como los objetivos. El siguiente paso será trabajar la estrategia general de implementación, considerando los drivers de mercado y negocio, y las principales oportunidades de aplicación. Por ejemplo, los equipos de movilidad minera (Camiones CAEX, palas, perforadoras, etc.), la tecnología y todos los recursos (financieros, humanos, infraestructura, etc.) que serán necesarios. Esta estrategia debe ser construida no solo con la participación del directorio, sino también con actores relevantes de ambos ecosistemas, como empresas proveedoras, academia y sector público, entre otros.

Finalmente, se deberá priorizar un número acotado de iniciativas concretas que puedan ser implementadas en el corto, mediano y largo plazo, pero que sobre todo generen consenso entre las empresas mineras, que serán las principales usuarias, y distintos proveedores de tecnologías. Esto además del apoyo del sector público que es fundamental, tanto para definir políticas de Estado como para facilitar los proyectos.

¿Qué esperan de los frutos de este trabajo? ¿Cómo este Roadmap puede aportar al futuro de la minería de la región?
Tenemos la convicción que la hoja de ruta será un insumo importante para priorizar esfuerzos y recursos en la implementación del hidrógeno verde en la minería, pero sobre todo debería ser un espacio que sea el punto de partida de acciones mucho más coordinadas entre las empresas mineras y el sector público de ambos países para avanzar en políticas y proyectos de descarbonización en la minería con mucho mayor convicción. Nuestra visión es que el Perú y Chile deberían constituir un hub de metales verdes, que puedan acreditar una trazabilidad en sus procesos, tanto internos, alcance 1 y 2, como de sus respectivas cadenas de abastecimiento, alcance 3, de carbono neutralidad. Lo mismo en términos de soluciones, con empresas de base tecnológica verde y polo de emprendimiento que atraiga a los principales fondos de inversión de riesgo.

En las próximas décadas se acelerarán algunas tendencias globales, como la electromovilidad, que serán de uso intensivo de metales como el cobre, donde por citar un ejemplo, para producir un automóvil convencional se utilizan 15 kilógramos de cobre, y para uno eléctrico se utilizan 90. Esto duplicaría el uso del cobre en automóviles al 2040.

Este contexto es una gran oportunidad para el Perú y Chile, y esperamos que este trabajo contribuya a que ambos países se vayan preparando para este gran desafío.

¿Cómo ve el potencial de Perú en la industria del hidrógeno verde?
En el diagnóstico que se ha realizado en la hoja de ruta se refleja que tanto el sur del Perú como el norte de Chile tienen alto potencial para energías renovables, tanto solar como eólica, lo que permite ser un productor competitivo de hidrogeno verde. Por otro lado, este potencial coincide con la ubicación geográfica de las principales operaciones de cobre de ambos países, lo que permitiría generar una demanda base para la industria del hidrogeno verde.

Según un estudio del potencial del hidrógeno verde en el Perú realizado este año por la Asociación Peruana del Hidrógeno – H2Perú y Engie Impact la proyección de costo nivelado de hidrógeno verde para el año 2030 es de 2.6 USD/KG H2 y se reduciría a la mitad, 1.3 USD/KG H2, para el año 2050, principalmente debido a la mayor madurez tecnológica, incremento de la demanda industrial y el desarrollo de alianzas público-privadas y centros de conocimientos locales, lo que configura un panorama de alta competitividad para la industria. El estudio también señala que las principales aplicaciones serán la movilidad, sobre todo para camiones de alto tonelaje mineros CAEX, industria de amoniaco, cemento, acero y químicos, y el transporte logístico por barcos.

Esperamos que el roadmap sea un aporte para que estas proyecciones sean una realidad y contribuyan al desarrollo de ambos países.