NEWSLETTER

NEWSLETTER SEPTIEMBRE
NEWSLETTER AGOSTO
 

Se busca: Unicornios de Cobre

¿Por qué cuesta tanto encontrar «unicornios» en la industria minera»? Una de las principales razones está en el alto costo que implican las detenciones o fallas que pueden producirse al probar una nueva tecnología, además de la necesidad de financiamiento “tailor made”, lo que hace que la industria minera sea altamente aversa al riesgo. Así lo explica en esta entrevista Trinidad Carmona, emprendedora de Endeavor Chile, Sales & Marketing Director de Drillco y socia de Women in Mining Chile.

Carmona asegura además que se deben dar una serie de capacidades de forma simultánea para que se puedan generar “unicornios mineros”: posibilidad de testeo de la tecnología, vinculamiento con redes de conocimiento, acceso a proveedores de clase mundial, apoyo gubernamental e institucional, acceso a financiamiento y capital principalmente.

Alcanzar el título de “unicornio” -startups que logran los US$1.000 millones de valorización- es el sueño de todo emprendedor, un anhelo que en los últimos años hemos visto que compañías chilenas, sobre todo el área de retail, han conseguido a pocos años de su creación.

En la minería, en cambio, la realidad es distinta. A pesar de que en los últimos años se ha ido gestando un auspicioso ecosistema de proveedores tecnológicos, existen mayores dificultades para que lleguen a esta categoría. Una de las principales razones está en que, debido a los costos que implican las detenciones o fallas a sus procesos, la minería es altamente aversa al riesgo y esto dificulta el acceso a pruebas que puedan demostrar la productividad de estas soluciones. “Esta problemática es generalizada a la industria a nivel mundial, y no una particularidad de nuestro país. Para mitigar esta dificultad, iniciativas tales como el desarrollo del Centro de Pilotaje, en un proyecto conjunto entre empresas mineras, asociaciones de proveedores y universidades chilenas, son un paso en la dirección correcta”, explica Trinidad Carmona, emprendedora de Endeavor Chile, Sales & Marketing Director de Drillco y socia de Women in Mining Chile.

En este sentido, sostiene que “contar con el apoyo de las grandes mineras para desarrollar tecnología es un “desde” para el surgimiento de los próximos “Unicornios de cobre”: estas tecnologías no se pueden desarrollar en aislamiento, sino que en forma colaborativa con las mismas operaciones”.

En esta entrevista, Trinidad analiza en detalle el panorama del ecosistema de proveedores tecnológicos de la minería y plantea las oportunidades y desafíos que este sector tiene para el futuro.

¿Cómo ve actualmente el desarrollo de proveedores tecnológicos en la industria minera nacional?
Creo que en los últimos años hemos visto florecer un ecosistema de proveedores tecnológicos para la industria minera, que era prácticamente inexistente años atrás. Chile históricamente ha sido un país extractivo, con un desarrollo bastante acotado de proveedores de valor agregado, y mucho menos tecnología. El proceso de desarrollar una base de proveedores competitivos a nivel mundial requiere de múltiples etapas incrementales, que van desarrollando los componentes esenciales para la creación del ecosistema necesario. Se requieren proveedores capaces de competir y reemplazar a proveedores internacionales, en productos y componentes básicos al principio, para ir escalando en complejidad hasta llegar a los niveles más sofisticados. Esto supone el desarrollo no sólo de los proveedores mismos, sino también de otros actores del ecosistema, tales como talleres de subcontratistas, proveedores de partes y componentes, laboratorios y personal técnico especializado, ingenieros con capacidad de aplicar tecnologías avanzadas para desarrollar productos competitivos, entre muchos otros.

Así, en la actualidad ya se ha formado un grupo aún reducido pero creciente, de proveedores de elementos tales como bombas, herramientas de perforación, explosivos, bolas de molinos, tolvas de camiones y otros, que ya han alcanzado un nivel de clase mundial, que los tiene compitiendo globalmente con los grandes proveedores internacionales. Adicionalmente, hoy vemos un incipiente, pero prometedor, pool de proveedores mineros de carácter tecnológico, enfocados principalmente en las áreas de automatización y robótica, DT (Digital Twin o gemelo digital, por sus siglas en inglés), aplicado a eficientar y mejorar la seguridad de la operación mina, data analytics aplicado a optimización mina y mantenimiento predictivo, sensorización y RTLS (Real-time location System) aplicada a eficientar el uso de combustible y monitoreo de equipo pesado, IoT (Internet of things) aplicado a la seguridad de procesos y personas, e incluso iniciativas de desarrollo de procesos de lixiviación en seco. Todo lo anterior son “game changers” para la industria minera, que permitirán a futuro un aumento sustancial en la eficiencia y productividad de las faenas mineras, así como mejoras relevantes en la seguridad de personal y equipo, y un proceso minero mucho más sustentable.

¿Qué condiciones considera que serían necesarias para poder promover el surgimiento de este tipo de empresas?
Para poder ver el surgimiento de estos llamados “Unicornios de Cobre”, se deben dar una serie de capacidades de forma simultánea: posibilidad de testeo de la tecnología, vinculamiento con redes de conocimiento, acceso a proveedores de clase mundial, apoyo gubernamental e institucional, acceso a financiamiento y capital principalmente. Todo lo anterior, implementado de forma robusta, conformaría un ecosistema de alto valor, que pueda promover el surgimieno de estas MiningTech’s.

Chile cuenta hoy con todas las capacidades para desarrollar un modelo de proveedores de valor agregado para el largo plazo, y lograr una integración empresa, centros de investigación, gobierno, proveedores y financistas. Sin ir más lejos, fuera del país Chile es visto como un experto en materia de minería, y las soluciones “made in Chile” tienen generalmente una buena acogida. No por nada nuestro país cuenta con la mina subterránea más grande del mundo (El Teniente, con 3000 kms de túneles) y 3 de las 5 minas de cobre a rajo abierto también son las más importantes a nivel global (Chuquicamata, Escondida y Collahuasi). Esto nos da un leverage y espertise a nivel internacional. ¿Porqué sucede entonces, que los proveedores chilenos son muchas veces validados por mineras extranjeras, antes que en nuestro propio país?

Por otra parte, tales tecnologías requieren para su desarrollo niveles de inversión más altos que los que vemos en otras industrias, como podrían ser las FinTech’s o las RetailTech’s. Sin embargo, las fuentes de financiamiento son estáticas: VC’s, Corfo, Friends & Family, etc. Creo que las grandes mineras, en conjunto con el gobierno y VC’s, debiesen tener fondos específicos al desarrollo de tecnología en la industria. Por las particularidades de la misma, son inversiones de mayor envergadura y plazo, pero con un retorno sumamente alto, por la escala de la industria (recordar que sólo en Chile, el tamaño de la industria minera es un 23% superior al retail y 6 veces el tamaño de la industria alimentaria). El poder acceder a fuentes de financiamiento tailor made a las necesidades del tipo de innovación que se está desarrollando, es sin duda una condición necesaria para el surgimiento de estos “Unicornios de Cobre”.

¿Qué están haciendo Drillco y Endeavor para potenciar el desarrollo de proveedores tecnológicos nacionales?
Un aspecto clave en el desarrollo de tecnologías disruptivas para la minería tiene que ver con el acceso al estado del arte en el conocimiento científico, para cada subárea de desarrollo. Hoy, la globalización nos permite trabajar de forma conjunta con centros de investigación y universidades en cualquier parte del mundo, y poder sumar esfuerzos en post de avances científicos relevantes. Sin embargo, en la práctica la vinculación academia – empresa sigue siendo bastante acotada al marco local. En Drillco, por más de 25 años hemos trabajado en colaboración con la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ya hace 5 años es que abrimos nuestro centro de investigación aplicada en UK, con lo cual logramos acceder a proyectos de PhD inicialmente con la Universidad de Leeds, luego la Universidad de Birmingham, y en la actualidad junto al Imperial College of London y Mines Paris Tech, donde tenemos uno de nuestros ingenieros senior haciendo un doctorado en uno de los temas de nuestra especialidad, desde hace un año. Es en estas universidades donde el estado del arte de la investigación está sucediendo, y por ende es ahí donde debemos estar para poder desarrollar soluciones tecnológicas de alto valor agregado a la industria. El acceso a dichas fuentes de conocimiento no es sencillo: requiere de un nivel de conocimiento, dedicación y networking elevados. En conjunto con Endeavor, estamos apoyando a proveedores tecnológicos para que ellos también logren insertarse en las redes de conocimiento de sus respectivas áreas. Iniciativas como el reciente “Advancing Chilean Women’s Participation in UK Trade”, donde 150 mujeres emprendedoras del área de tecnología fueron invitadas a participar del proceso de selección, quedando 13 finalistas, permitió que abriéramos nuestro proceso de colaboración científica y transmitiéramos nuestra experiencia. Tal como lo ha hecho Drillco las últimas dos décadas, buscamos que sean más proveedores de valor agregado chilenos quienes puedan salir a conquistar los mercados mundiales.

La próxima década, gracias a la revolución de las ERNC y la electromovilidad, será intensiva en el uso de cobre ¿Qué considera que debiéramos hacer como país e industria para poder sacar provecho de esta oportunidad?
Lo primero, creo que es aumentar la inversión en exploración minera. Como ya ha sido ampliamente analizado, el precio del cobre se mantendrá alto durante la próxima década, con una demanda creciente a consecuencia de la revolución de la electromovilidad. Sin embargo, Chile ha ido perdiendo competitividad en cuanto a reservas cupríferas: Pasamos de tener el 39% del share de cobre mundial en 2003, al 23% actual. Es por esto que urge retomar fuertes campañas de exploración, que permitan aumentar la vida útil de los yacimientos existentes, y descubrir nuevos depósitos a explotar. El país sólo podrá beneficiarse de esta oportunidad, si es capaz efectivamente de abastecer los mercados internacionales.

Por último, creo que Chile, siendo el mayor productor de cobre a nivel mundial, tiene una responsabilidad de liderar la migración hacia la producción del llamado “Cobre Verde”, es decir, sin huella de carbono. Aunque a muchos les parezca un escenario utópico, mineras como Boliden en Suecia ya iniciaron su producción de cobre con baja huella de carbono, modificando sus procesos productivos y fuentes de energía en pos de una minería completamente responsable con el medio ambiente. Lanzado el 2020, el “Low-Carbon Copper” ha sido un éxito en el mercado. Hoy cuenta con una participación del 25% del total de cobre producido por la minera, y contiene menos de 1.5 kgs de Co2 eq / kg. Otras iniciativas, como “The Copper Mark” (UK, 2019), impulsado por la ICA (International Copper Association), provee un marco regulatorio y estandarizado desde el cual impulsar una producción de cobre libre de huella de carbono. Creo que Chile, siendo el principal productor de cobre a nivel mundial, tiene una responsabilidad de liderar la transición hacia una minería libre de huella de carbono. Es tarea de todos los miembros de este ecosistema, gobierno, compañías mineras, centros de investigación y proveedores, establecer las bases regulatorias y técnicas, para posicionar a Chile no sólo como el principal proveedor de cobre mundial, sino que como un ejemplo de que la minería y el desarrollo sostenible de nuestro planeta son compatibles y mutuamente beneficiosos.