NEWSLETTER

NEWSLETTER SEPTIEMBRE
NEWSLETTER AGOSTO
 

PHIBION: INNOVADORA SOLUCIÓN QUE MEJORA EL MANEJO DE RELAVES A TRAVÉS DE UN PROCESO DE DESHIDRATACIÓN

Usando la técnica de “Aceleración Mecánica Consolidada” (AMC), los expertos australianos manejan los relaves con un equipo MudMaster, que se hace con un trabajo continuo sobre una determinada área del tranque, hasta que se alcance la resistencia del piso igual o superior a 35Kpa.

“Las leyes de los minerales están bajando en el mundo y para alcanzar los mismo objetivos de producción, las mineras tiene que explotar más. Y explotar más, significa más relaves”, comenta Marco Miranda, Country Manager de Phibion en Chile.

Directo desde Australia aterrizó el año 2019 en nuestro país la compañía Phibion, empresa fundada en el 2006 y que nació con el objetivo de entregar una solución a la compañía Aluminia, en Australia, interesada en mejorar el manejo de sus relaves. Así comenzaron y hoy, además de estar en Chile, tienen equipos en operaciones de Brasil, Bolivia y Jamaica, y miran atentamente a Perú, como próximo destino.

La propuesta de Phibion es manejar los relaves para que sean más seguros y de menor impacto ambiental. Para esto, utilizan una técnica llamada Aceleración Mecánica Consolidada (AMC), que fue desarrollada por el fundador de la empresa, David Smirk, y que consiste en el trabajo continuo del equipo MudMaster, sobre una determinada área del tranque, hasta que se alcance la resistencia del piso igual o superior a 35Kpa.

Marco Miranda, Country Manager de Phibion en Chile explica que “nosotros desarrollamos nuestro trabajo en conjunto con nuestros clientes, o sea, es un trabajo a cuatro manos”.

¿En qué consiste la tecnología AMC? Se trata del uso del equipo MudMaster que permite niveles de rendimiento de deshidratación que se acercan a lo que se puede lograr mediante la filtración, pero a una fracción del costo, de la intensidad energética y de la complejidad del proceso. Además, no requiere de gastos en capital ni cambios en las instalaciones existentes, por lo tanto, entrega un trabajo eficiente que permite un manejo de relaves de forma segura y de alto impacto a la sostenibilidad del relave.

“Cada MudMaster se personaliza para un relave específico a fin de garantizar que se logre el máximo rendimiento de deshidratación posible”, explica Miranda.

Un aspecto interesante es cómo Phibion crea valor a las comunidades locales. “Nosotros somos una empresa global, pero actuamos de forma local. Nuestro personal de operación es formado por personas de la comunidad local donde la minera está situada. Trabajamos en conjunto con nuestros clientes para reducir el impacto de la presa de relaves en la región, haciendo que esa operación sea menor, más sostenible y más segura”, asegura Marco Miranda.

En su opinión, ¿cuál es el mayor desafío de la industria minera a nivel mundial y local ante el tratamiento de los relaves?
Las leyes de los minerales están bajando y para alcanzar los mismos objetivos de producción, las mineras tienen que explotar más. Y explotar más, significa más relaves.

Los relaves están creciendo a una tasa de 3.2 km3 per año. Eso significa que la gran mayoría de las operaciones mineras se van a quedar sin espacio para depositar sus relaves. Una de las propuestas de valor de Phibion es hacer que la minera necesite de menos espacio para manejar un flujo mayor de material.

¿Qué diferencias de tratamiento de relaves usted identifica entre Australia y Chile?
No hay diferencia en la forma de tratamiento de relaves entre Chile y Australia. La única diferencia está en el tamaño de reservatorios, en Chile son muchos mayores.

¿Se puede decir qué país del mundo es el que tiene mayor conciencia de un trabajo sostenible de los relaves? Es decir, ¿que sean lo más seguros posible, con bajo impacto ambiental y con un buen trabajo con las comunidades vecinas del tranque? O en general, ¿esto se da de manera similar en los países mineros?
Nosotros trabajamos con mineras TIER 1. Eso significa que ellos tienen estándares globales y procedimientos que, independiente de la localización de su operación, el nivel de compromiso con el medio ambiente, comunidades locales y la forma cómo los relaves son manejados, es siempre con un nivel de seguridad lo más alto posible.

¿Cuál es su mirada de los relaves en el mundo? ¿Se está logrando que efectivamente sean más seguros?
Los relaves son una parte clave del proceso minero y todas las mineras donde trabajamos siguen los estándares más altos de seguridad exigidos por los organizamos reguladores y sus propios controles internos. Nuestra solución acelera el proceso de consolidación natural de los relaves, donde reducimos el proceso de consolidación que hoy puede tomar años. Eliminar agua de los relaves, significa que cuando una operación minera decide aplicar la técnica AMC, como consecuencia, estamos aumentado el factor de seguridad del tranque.

¿Cuál es el mayor desafío de Phibion en la actualidad?
Debido a la pandemia del COVID, un transporte marítimo internacional que demoraba 2 meses, ahora son 5 meses. O sea, el mayor desafío de Phibion en este momento es manejar esa contingencia del mercado de transporte y logística internacional.