JUAN DAVID RAYO: “MINERÍA MÁS SUSTENTABLE Y LA MINERÍA SUBTERRÁNEA PREDOMINARÁN EN EL FUTURO”

A fines de junio finalizó la “Experiencia Australia 2019”, una misión público-privada en la que participaron 22 representantes de la industria minera de Chile, quienes tuvieron más de 100 reuniones bilaterales de negocios.

Entrevistamos a Juan David Rayo, director de JRI y vicepresidente de Minnovex, para saber de las lecciones aprendidas en esta gira y nos contó cómo fue recibida su presentación como líder de Minnovex frente a sus pares australianos.

Con éxito finalizó la Experiencia Australia 2019, una misión público- privada que buscaba que los participantes conocieran el ecosistema australiano para establecer una relación colaborativa y duradera con empresas similares de dicho país.

La delegación –compuesta por 22 personas que representaban a 14 compañías– visitó las ciudades de Adelaida, capital del estado donde se extrae el 25% del cobre producido en el país oceánico, y Brisbane, donde grandes mineras como BHP, Anglo American y Rio Tinto tienen oficinas regionales.

Durante los 10 días de la gira, los proveedores mineros sostuvieron más de 100 reuniones bilaterales de negocios; conocieron la experiencia de internacionalización de cinco firmas del sector METS (equipos, tecnología y servicios mineros); participaron en encuentros con altos ejecutivos de BHP, OZ Minerals –el tercer mayor productor de cobre local–, Adani Australia, Anglo American, Mining Leaders Group y METS Ignited; y conocieron el trabajo colaborativo entre la industria y las casas de estudio, como la Universidad de Queensland y la Universidad de Tecnología de Queensland.

Juan David Rayo, director de la empresa JRI Ingeniería y del Centro de Investigación JRI, y vicepresidente de Minnovex, fue uno de los participantes de esta gira y dijo que “la experiencia del viaje fue muy gratificante y clarificadora, porque nos permitió ver con nuestros propios ojos cómo funciona, a grandes rasgos, la industria minera australiana (METS, mineras y gobierno)”.

Agregó que “pudimos conocer el tamaño de los proyectos y tipos desafíos que ésta tiene. Personalmente me ayudó a desmitificar muchas percepciones que se van generando en Chile respecto del ecosistema, industria australiana, las METS y otras instituciones que intentan llegar a Chile”.

¿Cuál fue el objetivo principal de este viaje a Australia?

El objetivo de la gira era conocer a nuestras contrapartes y los problemas de la mediana y gran minería australiana. Ver cómo podría ser factible el aterrizar en Australia y/o hacer negocios con proveedores locales en un mediano y largo plazo. Creo que todos fuimos con una mentalidad bien abierta respecto de qué se puede lograr en términos de trabajar en minería a nivel mundial, hacer negocios y colaborar globalmente.

-En relación a tu presentación de Chile, cuáles son los principales desafíos que planteaste de la industria minera local y cuál es tu mirada de hacia dónde va la minería a nivel global.

La presentación de Minnovex que me tocó dar hablaba de cómo funciona el ecosistema de innovación Chileno, cuáles son sus actores principales, entre ellos Alta Ley, y cuál es el modelo asociativo que como asociación de empresas tecnológicas (METS chilenas) estamos tratando de poner en la práctica con las grandes compañías.

La presentación fue muy bien recibida. Mejor de lo que imaginé. Tanto antes como después de la presentación había mucha curiosidad respecto de cómo nos estamos organizando y cómo está funcionando el modelo y ecosistema chileno en torno a la innovación y desarrollo minero. Había mucha curiosidad respecto de cómo trabajamos de manera asociativa entre empresas, ya que aparentemente aquí las empresas se manejan de manera muy independientes unas de otras, y se pierden oportunidades.

La mirada a nivel global es la que se viene hablando desde hace un tiempo. Minería más sustentable, con menos impacto y footprint ambiental. Sin embargo, se habla, y confirma, que la minería subterránea es la que predominará en el futuro próximo y con cada vez menos personas operándola. En Australia los desafíos técnicos no son tan grandes como en Chile. En nuestro caso, la minería es más difícil. Por el contrario, el tema de la mano de obra en Australia es un problema latente que impacta directamente en el margen de las compañías.

Otra tendencia que se comenta y pudimos ver, es la relevancia y competitividad que están teniendo las METS de todo el mundo en la industria minera. El know-how está siendo desarrollado y quedando en las METS, no en las faenas, y serán ellas quienes absorban las nuevas tecnologías que los centros de investigación están generando. No sé si eso es tan bueno para las faenas mineras, pero ciertamente lo es para los proveedores tecnológicos de la industria.

-Cuál es tu mirada y la importancia de la actualización del Roadmap Minero para el sector, que está a punto de lanzarse y qué les pareció a los participantes de Australia cuando les comentaste de esta hoja de ruta?

Me parece un documento de suma importancia, ya que alinea diferentes actores de la industria a focalizar sus esfuerzos en resolver problemas comunes, concretos y escalables. Me parece que la solución de los desafíos planteados hace que todos ganen, dada la replicabilidad y aplicabilidad de las soluciones que aparezcan.

Cuando me tocó mencionar la existencia del Roadmap, los australianos reaccionaban sorprendidos. No sabían de su existencia, y les hacía inmediatamente sentido la relevancia de generar este tipo de consenso respecto de cuáles son los problemas que la industria debe superar. Entiendo que METS Ignited está trabajando en algo parecido, y ciertamente tenemos que estar pendientes para cuándo éste sea publicado.

-¿Cuál es tu impresión de cómo miran los australianos a Chile como país minero en este momento?

Los australianos nos observan con mucho respeto. Se sabe que en Chile la minería es gigante y los problemas son complejos, y que los chilenos hemos sabido enfrentarlos muy bien en términos generales. Quizás nosotros no estamos realmente conscientes de lo complejo que es hacer minería en Chile, en comparación con otros lados, y solucionamos mega-problemas con mayor naturalidad.

También miran a Chile como un lugar de oportunidades para la exportación de tecnologías de la METS australianas. Aquí las METS al poco tiempo de entrar y estabilizarse en el mercado australiano, empiezan a mirar afuera para exportar su tecnología. Eso es algo que ciertamente debemos aprender a hacer los chilenos. Estamos demasiado cómodos con nuestros clientes locales y perdemos oportunidades de convertirnos en proveedores mundiales tempranamente.

Santiago, julio 2019