EMILIO BUNEL, PROFESOR DE LA FACULTAD DE QUÍMICA Y FARMACIA DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE

Se define gringo-chileno, porque vivió más de 30 años en tierras norteamericanas donde comenzó trabajando en la Comisión Chilena de Energía Nuclear y estuvo en distintas experiencias, varias de ellas en importantes centros científicos y tecnológicos. Mientras trabajaba en Argonne National Laboratory, lugar donde inició su aventura en el área de tecnologías relacionadas con energía y seguridad nacional de Estados Unidos, conoció al gerente general de SQM, quien lo invitó a sumarse a su equipo. Es así como aterrizó de vuelta en su Chile querido, en noviembre de 2017. 

Hoy dedica su tiempo principalmente a dar clases en la Facultad de Química y Farmacia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, desde donde asesora al consorcio -del cual Alta Ley es parte-, en la licitación por el Instituto Chileno de Tecnologías Limpias.

Emilio Bunel es casado con la chilena Susana Neira, con quien tiene dos hijas nacidas en Estados Unidos y que viven allá: una en Chicago y la otra en Filadelfia. Se define un gringo chileno porque “amo a ambos lugares por lo que me han entregado, lo que me han permitido desarrollarme y me siento afortunado de estar compartiendo ambas culturas”.

 

1.-Breve descripción de quién es:

Estudié Ingeniería Química en la Universidad de Chile titulándome en el año 1980. Desde 1980 a 1984 trabajé en la Comisión Chilena de Energía Nuclear. En enero de 1985 comencé mis estudios de doctorado en el Instituto Tecnológico de California (Caltech) en la ciudad de Pasadena donde me titulé como Doctor en Química en 1988.

Ese mismo año comencé a trabajar para DuPont en el Departamento de Investigación y Desarrollo en Wilmington en el estado de Delaware. Este lugar era en esa época el centro más grande de R&D en USA.

Trabajé en DuPont hasta el año 2000 cuando se presentó la posibilidad de unirme a la compañía farmacéutica Eli Lilly en la ciudad de Indianápolis en Indiana. En Eli Lilly establecí un grupo de catálisis dedicado a proporcionar apoyo a los grupos de química medicinal. Trabajé allí hasta el año 2003 cuando fui reclutado como Director Asociado en Amgen Inc. que es otra compañía farmacéutica dedicada a biotecnología ubicada en Thousand Oaks en el estado de California. Durante mi tiempo en Amgen establecí otro grupo en el área de catálisis esta vez dedicado al desarrollo de procesos para producir materiales ocupados en Fase I de los estudios clínicos.

En el año 2008 comencé a trabajar en Pfizer Inc. ubicada en la ciudad de Groton en el estado de Connecticut en lo que sería mi última fase en la industria farmacéutica al unirme al grupo de desarrollo de procesos.

Después de haber trabajado por 20 años para la industria química y farmacéutica se presentó una oportunidad muy diferente que me fue imposible de resistir y comenzó mi aventura en el área de tecnologías relacionadas con energía y seguridad nacional. Me reclutaron en Argonne National Laboratory, a las afueras de Chicago en el estado de Illinois, como director de la división de Química e Ingeniería Química. Esta organización era la entidad más grande que había manejado profesionalmente con más de 300 empleados y un presupuesto anual de aproximadamente US$ 80M. Los laboratorios nacionales en USA son “propiedad” del Departamento de Energía y sus empleados se consideran “contractors” trabajando para el gobierno de USA. 

2.-¿Cuáles eran las actividades de las cuales Ud. era responsable en su cargo en Argonne National Laboratory?

En la división de Química e Ingeniería Química se trabajaba en áreas que incluían desde ciencia básica hasta comercialización de tecnologías. Fui responsable de todos los programas relacionados con energía alternativas incluyendo hidrogeno, celda de combustibles, almacenamiento de energía por baterías y energía nuclear en el área de reciclado de materiales nucleares. Las tecnologías que fueron licenciadas durante mi periodo como director en el área de baterías ahora son usadas por la mayoría de los fabricantes de autos eléctricos en el mundo y generan un ingreso substancial para Argonne National Laboratory. 

3.-Cómo fue su experiencia en Estados Unidos y por qué volvió a Chile después de tantos años? ¿Qué le atrajo volver a nuestro país?

Después de estar 30 años afuera y vivir una variedad de experiencias en muchos de los más destacados centros científicos y tecnológicos se me presentó la curiosidad de enfrentar un nuevo desafío esta vez en mi patria. Desgraciadamente este fue un cambio muy drástico en mi carrera profesional y al final no resultó como yo lo esperaba lo cual no sorprendió a muchos que ya me lo habían anticipado.

4.-¿Cómo llegó a trabajar a SQM?

Como director invite a principios del año 2017 al gerente general de SQM a visitar Argonne National Laboratory donde tuvo la oportunidad de conocer en vivo y en directo todas las actividades, laboratorios y plantas pilotos que hacen relación con almacenaje de energía en especial baterías avanzadas de litio que son una de las áreas de mayor éxito y desarrollo en la división de Química e Ingeniería Química y de gran interés para SQM. Esto creó los lazos que me permitieron llegar a Chile en el año 2017. 

5.- ¿Cuál es su mirada de las oportunidades que tiene Chile como país productor de litio? 

Hay una variedad de oportunidades en el área de baterías avanzadas de litio en frente de nosotros para desarrollar nuevos materiales en respuesta a la evolución natural de la tecnología que sin lugar a duda darán lugar a nuevos negocios. Solo falta ser capaz de arriesgarse a salir de nuestra zona de confort y anticipar lo que el futuro traerá para que no nos quedemos atrás.

Yo aconsejaría tener en cuenta que la evolución de las baterías de litio de acuerdo con todos los pronósticos, indica que en el futuro cercano las baterías de estado sólido serán las más preponderantes y tal vez las únicas empleadas por vehículos eléctricos. Las baterías de estado sólido tendrán litio como elemento esencial pero las materias primas incluirán productos actualmente no producidos en Chile que nos harán retroceder en la cadena de valor sino tomamos conciencia del futuro tecnológico que enfrentamos. 

6.-¿A qué se dedica en su tiempo libre?

Me gusta pescar. Siempre la pesca con mosca ha sido mi hobby y la he practicado por muchos años en la Patagonia chilena. Ojalá tuviera más tiempo y dinero para hacerlo más a menudo.

7.-¿Cuál es su lugar favorito para descansar?

Cualquier río en el sur de Chile donde existan abundantes truchas y salmones.

 8.-¿Cuáles son sus principales fortalezas?

Difícil de responder en forma personal ya que creo que otros deberían responder esta pregunta por mí.

Te puedo adelantar que soy muy tenaz para lograr los objetivos de una organización con éxito.

Aunque no me lo preguntas, una de mis debilidades es no soportar la mediocridad.

9.-¿Cuál cree que es su principal rol en el sector académico?

Mi rol principal dentro de la comunidad académica es tener la oportunidad de desarrollar a las futuras mentes de científicos e ingenieros del país. 

Además, quisiera aportar al crecimiento de la Facultad de Química con sus interacciones con la industria. Existen múltiples oportunidades que canalizadas correctamente podrían resultar en oportunidades interesantes de desarrollar con la industria nacional en áreas tan diversas como la electromovilidad, minería sustentable de litio e hidrógeno, por solo mencionar algunas áreas que hoy están de moda en Chile.

9.- ¿Cuál cree que es su principal rol en el sector minero, rubro en el que sigue ligado por toda la experiencia que tiene?

Mi principal rol es conectar gente e instituciones. Estoy al tanto de las tecnologías y los actores principales en el mundo científico e industrial en el área de electromovilidad. Podría servir como apoyo a instituciones que estén interesadas en desarrollar nuevos proyectos en el área de materiales para electomovilidad.

10.-¿Cuáles son sus metas para este año?

Lo más importante para el 2019 es lograr que seamos exitosos en la licitación que Corfo ha llamado para crear lo que se ha denominado en Instituto Chileno de Tecnologías Limpias. La Pontificia Universidad Católica es uno de los miembros del consorcio de universidades que Alta Ley está organizando.

11.-¿Cuál es su mayor aspiración para Chile como potencial productor de litio, considerando que tiene el desierto con mayor radiación solar del mundo?

Mi mayor aspiración para Chile sería crear algo que ayude al país en el área de electromovilidad y ser capaz de crear algo interesante que tome ventaja de la presencia de litio y el potencial de tener energía eléctrica barata en el norte de Chile.

Envidio a Inglaterra, Alemania y Francia donde la inversión de los gobiernos ha sido increíble para crear y desarrollar una industria inexistente en esos países.