NEWSLETTER

NEWSLETTER NOVIEMBRE
NEWSLETTER OCTUBRE
 

Minería: El habilitante del futuro que buscamos

Por Fernando Lucchini, Presidente Ejecutivo Corporación Alta Ley

Analizando en retrospectiva, este 2022 podríamos definirlo como un año de transición; en muchos aspectos, como un año de vuelta a la normalidad. Con el término de la pandemia y la vuelta a la presencialidad, el giro del foco hacia los (otros) grandes desafíos de nuestra sociedad han vuelto a tomarse las agendas. El cambio climático, y el desarrollo económico y social son algunos de ellos. Y en relación a éstos, la minería jamás se detuvo. La minería no puede detenerse. No si consideramos la relevancia de su aporte al fisco, a los programas sociales, y al desarrollo de nuestra sociedad. Tampoco así, puede hacerlo su ecosistema de innovación y el desarrollo de soluciones que la hacen posible.

Y es aquí donde radica nuestro campo de acción como Corporación Alta Ley, en el desarrollo y fomento del ecosistema de innovación y tecnologías de la minería; impulso a un ecosistema que durante el 2022 se enfocó en el desarrollo de elementos que constituyen los cimientos de posteriores esfuerzos. La “ciberseguridad” para el avance de una digitalización segura, la “digitalización y automatización de procesos en servicios públicos mineros” para el procesamiento y disposición eficiente de data relevante para el ecosistema, la “caracterización de la demanda de innovación” para el desarrollo e internacionalización de nuestros proveedores, y la “medición y monitoreo” para el avance en materias de descarbonización, transparencia y el desarrollo de políticas públicas y privadas eficaces y eficientes. Todos éstos, desafíos que durante el 2022 se tradujeron en iniciativas que ya se concretaron, se encuentran hoy en ejecución, o se consolidaron en el diseño para su pronto desarrollo.

No obstante, luego de esta transición, el 2023 debemos retomar el foco en las (otras) grandes misiones. En particular Alta Ley, como el gran articulador del ecosistema público-privado de la minería, debe repotenciar ese rol y coordinar el camino hacia el alcance de esas grandes misiones que recaen en nuestro ecosistema minero. La batalla contra el cambio climático desde la descarbonización, la adaptación y resiliencia, y la oferta y demanda de minerales críticos para descarbonizar nuestras economías, otorgan a la minería una doble tarea. Por un lado, de abastecer al mundo de cada vez más minerales para esta batalla, pero, por otro, de hacerlo al mismo tiempo que nos transformamos en una industria cada vez más sustentable, cero emisiones, cero residuos, que protege los ecosistemas y su biodiversidad, aportando al desarrollo de sus comunidades y la sociedad. Sin duda, un desafío excepcional.

De esta manera, y sin tiempo que perder, en Alta Ley ya dimos comienzo a este trabajo con un gran taller ampliado (y presencial) con un centenar de expertos en nuestro Consejo Estratégico, donde participó gran parte del ecosistema minero y otros actores relacionados. Este encuentro tradujo los grandes “desafíos tecnológicos y de innovación para el desarrollo de una minería e industria nacional sustentable”, en iniciativas priorizadas para nuestro ecosistema en materias como: hidrógeno verde, e-fuels, eficiencia hídrica, minería secundaria y circular, pequeña y mediana minería, fundición y refinería, trazabilidad de insumos y emisiones, regulación habilitante, entre otros.

De esta forma, con la participación y colaboración como valores fundamentales, damos inicio a un 2023 con la persecución de estas misiones y la necesidad incesante de articulación. Esto, pues entendemos que los más grandes desafíos no pueden ser resueltos por una suma de individualidades, sino que requieren de la coordinación interinstitucional, intersectorial e interministerial; porque entendemos que en la minería existen las voluntades para luchar en pos de estos desafíos y que, además, la minería es el sector más preparado para trabajar estos esfuerzos en conjunto. Y, por sobre todo, porque entendemos que la minería no se puede detener en su camino a seguir aportando al desarrollo de nuestra sociedad.