NEWSLETTER

NEWSLETTER MAYO
NEWSLETTER ABRIL
 

Michele Brulhart, The Copper Mark: Los inversionistas y clientes están considerando cada vez más el desempeño en áreas ambientales, sociales y de gobierno en sus decisiones comerciales

Las compañías mineras en el mundo están conscientes de la importancia de sumarse a esta tendencia mundial para una producción responsable de cobre. Y nuestra región no es la excepción. Así lo demuestra resultados obtenidos por The Copper Mark el pasado 2020, donde consiguieron certificar a cuatro productores de cobre y 16 empresas mineras se inscribieran para participar de la iniciativa. Entre estas, seis compañías en Chile y Perú.

El abastecimiento responsable de metales y minerales se ha transformado en un aspecto clave y una condición cada vez más necesaria para su comercialización a nivel mundial. Así lo demuestran las acciones de la Bolsa de Metales de Londres y también los usuarios finales de los distintos materiales, quienes aspiran a sumarlo entre sus exigencias.

Sin duda, un desafío importante para la industria minera y fundamental para el desarrollo del sector. “Hoy en día, las prácticas comerciales responsables son «imprescindibles» para que las empresas mantengan el acceso al capital en buenas condiciones y aseguren su licencia para vender y operar. Los inversionistas y clientes están considerando cada vez más el desempeño en áreas ambientales, sociales y de gobierno en sus decisiones comerciales”, explica Michele Brulhart, Director Comercial de The Copper Mark, una iniciativa que busca brindar un sistema de aseguramiento en producción responsable de cobre.

Y así lo ha entendido el sector minero, razón por la cual el apoyo a este programa ha sido evidente. En este, su primer año de funcionamiento, ya han conseguido que cuatro productores de cobre hayan recibido la certificación The Copper Mark y 16 empresas mineras se inscribieran para participar de la iniciativa. Entre éstas se encuentran seis compañías en Chile y Perú, operadas por Antofagasta Minerals, BHP y Freeport-McMoRan. Además de incorporar como socios a cuatro importantes empresas de usuarios finales. Grandes resultados que los han impulsado a ponerse como meta para este 2021 duplicar el número de empresas inscritas.

Para conocer más sobre el trabajo de The Copper Mark, entrevistamos a su Directora Ejecutiva Michele Brulhart, quien nos adelanta las metas y desafíos de la organización para este 2021.

¿Cuáles fueron los principales avances y logros de The Copper Mark durante 2020?

Durante este último año, The Copper Mark trabajó para construir bases sólidas para su trabajo. Cerca de 40 asesores fueron aprobados a nivel mundial para realizar la evaluación independiente a los productores de cobre. Desarrollamos múltiples módulos de capacitación para productores y asesores de cobre, brindando orientación sobre el proceso de aseguramiento, así como los criterios sobre emisiones de gases de efecto invernadero y manejo de agua dulce.

Invitamos a representantes de productores de cobre, clientes, agencias de la ONU, ONG y grupos de expertos a unirse a grupos de trabajo. Entre ellos, el grupo de trabajo técnico y el de trabajo de transparencia, que son responsables de desarrollar un sistema de cadena de custodia, así como una metodología para alentar y verificar las contribuciones positivas de los productores de cobre a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

En un esfuerzo de colaboración, The Copper Mark se asoció con la International Lead Association (ILA), la International Zinc Association (IZA), el Nickel Institute y la Responsible Minerals Initiative (RMI) para desarrollar una norma conjunta que permite a las empresas cumplir con los requisitos de abastecimiento responsable establecidos por la Bolsa de Metales de Londres (LME). Este importante proyecto, que ya está disponible, reducirá significativamente la carga administrativa y el costo para que las empresas productoras de múltiples metales cumplan con los requisitos de la LME.

¿Cuáles son las metas para este año?

En 2021 continuaremos fortaleciendo The Copper Mark, ampliando su implementación y asegurando la credibilidad de nuestro marco de aseguramiento, basado en estándares rigurosos.

Continuamos implementando nuestra hoja de ruta para que The Copper Mark se convierta en una entidad independiente gobernada por múltiples partes interesadas. Nos comprometimos a establecer una Junta Directiva independiente para fines de 2021, con el mismo número de representantes tanto de la industria como externos a ella. Nuestro Consejo Asesor proporciona orientación estratégica a la organización, ya que incluye representantes de toda la cadena de valor del cobre, finanzas, academia y ONG. Este año buscamos fortalecer aún más este grupo con participantes que no pertenecen a la industria.

Este 2021 también tenemos contemplado realizar un trabajo asociado a nuestros requisitos, para lo cual se someterá a revisión los criterios de The Copper Mark para la producción responsable y la Evaluación de Preparación de Riesgos. Se probará The Joint Due Diligence Standard tanto para los participantes de la The Copper Mark como para las marcas LME de otros metales (plomo, níquel, zinc). En tercer lugar, desarrollaremos el borrador del estándar de cadena de custodia.

La mejora continua es un pilar fundamental de la The Copper Mark. Hemos definido nuestra visión a largo plazo y el impacto previsto en nuestra “Teoría del Cambio”. The Copper Mark revisa el progreso de esta visión cada año para garantizar que logremos nuestros objetivos a corto y largo plazo.

¿Cuáles son los principales desafíos para la región Chile-Perú?

The Copper Mark cubre todos los principales problemas ambientales, sociales y de gobernanza. Esto, para asegurarnos de que las empresas que participan en nuestro marco estén preparadas para responder a las solicitudes de los inversores o clientes de prácticas responsables, independientemente del tipo de problema que enfrenten.

Algunos desafíos en los que continuaremos trabajando a través de nuestro marco de aseguramiento, así como asociaciones más amplias, incluyen la descarbonización y el cambio climático, los derechos humanos y la debida diligencia ambiental en las cadenas de suministro, la trazabilidad, así como la disponibilidad y el uso de datos relacionados con las empresas, el impacto ambiental y social. Si bien estos son desafíos globales, también son desafíos que enfrenta la región Chile-Perú.

¿Cómo piensan seguir generando tracción con la industria local?

The Copper Mark es un marco relativamente nuevo. Para seguir generando tracción en Chile y Perú, necesitamos crear más conciencia sobre The Copper Mark, cómo funciona, cómo ayuda a los productores de cobre locales y por qué tiene sentido que se unan. Estamos trabajando en estrecha colaboración con organizaciones en Chile como Alta Ley y CESCO para asegurarnos de que la industria del cobre esté informada y consciente de las oportunidades para asociarse y participar con nosotros. Por supuesto, también esperamos que la participación activa de estas 6 empresas en Chile y Perú inspire a otras compañías a interesarse y aprender más sobre lo que significa convertirse en productor de The Copper Mark.

¿Qué importancia tiene para las empresas prepararse para integrar este modelo y qué tipo de herramientas o acciones son claves para su adecuada gestión?

Hoy en día, las prácticas comerciales responsables son «imprescindibles» para que las empresas mantengan el acceso al capital en buenas condiciones y aseguren su licencia para vender y operar. Los inversores y clientes están considerando cada vez más el desempeño en áreas ambientales, sociales y de gobierno en sus decisiones comerciales. Los reguladores en Europa están buscando adoptar una nueva legislación sobre derechos humanos y due diligence ambiental que afectará las cadenas de suministro globales.

Creemos que es fundamental que las empresas se preparen ahora, para asegurarse de que están preparadas para responder a estos requisitos y mantener el acceso al mercado y al capital.

Los marcos como The Copper Mark pueden desempeñar un papel útil para obtener el reconocimiento de las prácticas de las empresas por parte de un grupo más amplio de interesados. Apoyamos a los participantes brindándoles orientación, capacitaciones y recursos detallados. Además, The Copper Mark ofrece la oportunidad para que las empresas trabajen colectivamente en los desafíos que enfrenta la industria en su conjunto, enfocándose no solo en mitigar los impactos negativos sino demostrando contribuciones positivas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

¿Cuál es el principal beneficio y valor de unirse a Copper Mark?

The Copper Mark permite a los participantes comunicar de forma clara y reconocida que son productores responsables de cobre. A través de nuestro marco de garantía, se verifica que los participantes cumplan con un conjunto completo de criterios que cubren todos los principales problemas ambientales, sociales y de gobernanza.

Un beneficio clave de The Copper Mark es el reconocimiento de nuestros sistemas a nivel internacional: los participantes pueden usar sus certificaciones o garantías existentes para mostrar cómo cumplen algunos o la mayoría de los requisitos y, por lo tanto, pueden reducir la necesidad de múltiples evaluaciones in situ que cubran mismos temas.

Además, nuestro “Joint Due Diligence Standard” permite a los participantes cumplir con los requisitos de abastecimiento responsable de LME a través de The Copper Mark. Esto significa que los participantes de Copper Mark solo deben someterse a una evaluación para el LME cada tres años, en lugar de anualmente.