NEWSLETTER

NEWSLETTER MAYO
NEWSLETTER ABRIL
 

“Las empresas mineras debieran cambiar su giro esencial a empresas de tecnología y olvidarse de la minería clásica”

Esa es la opinión de la Dra. Pilar Parada, Gerenta General de Fraunhofer Chile Research, entidad que aterrizó en nuestro país en octubre del 2010, con la intención de vincular la investigación aplicada con las necesidades del sector productivo local y también apuntando a la región de Latinoamérica.

En esta entrevista quisimos conocer algo más sobre el trabajo de Fraunhofer en Chile, sus objetivos para la industria minera y el rol que juega la innovación para un desarrollo más sustentable del sector.

Hace 11 años que aterrizaron en nuestro país con el fiel propósito de preservar la innovación mediante la creatividad que le pueden aportar miradas diversas. Su casa matriz, Fraunhofer Alemania, es la mayor organización de investigación aplicada de Europa, tiene más de 70 años de existencia y se creó en tiempos adversos para ese país, justamente después de la Segunda Guerra Mundial, para incorporar la ciencia y tecnología en las empresas que habían sido destruidas. La intención de crear los ocho centros afiliados independientes que tiene hoy en día fuera de Alemania, es trabajar junto con las capacidades locales para abordar problemas complejos desde la innovación y la colaboración.

“En Chile nos enfocamos en el concepto de sustentabilidad, que cada vez se está volviendo más importante como soporte de las actividades económicas en todo el mundo, permitiendo un racional uso de los recursos, en armonía con la vida de todas las especies en la Tierra. Este leitmotiv se refleja en los dos centros que tenemos en Chile: el Centro de Biotecnología de Sistemas, que se creó el 2010, y el Centro de Tecnologías para la Energía Solar, creado el año 2015. En ambos buscamos dar solución a los principales desafíos de la industria, en sectores como la minería, los alimentos, la acuicultura y la agricultura, con proyectos que van desde el diseño y cálculo de plantas termo solares o de generación de hidrógeno verde hasta la valorización de residuos agroindustriales, o la polinización y agricultura sustentable y la salud apícola, entre muchos otros”, explica la Dra. Pilar Parada, Gerenta General de Fraunhofer Chile Research y directora de su Centro de Biotecnología de Sistemas.

A su juicio, los desafíos actuales de la minería chilena solo se pueden enfrentar a través de la tecnología y si se logra introducir más innovación, muchos problemas complejos podrían resolverse. En esta entrevista con Pilar Parada, ahondamos más en estas problemáticas, las líneas de trabajo que tienen para el sector y su visión acerca de nuestro desempeño minero.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar en Chile?
La experiencia en Chile está marcada por un mercado al que le cuesta hacer innovación disruptiva y que suele buscar soluciones conocidas que ya hayan sido probadas en otras partes. Esto, por supuesto, baja el riesgo de la inversión, pero por otro lado dificulta la implementación de desarrollos que podrían dar ventajas únicas a nuestras empresas.

¿Cuáles son sus líneas de trabajo vinculadas a la minería?
En minería estamos trabajando en la implementación de la energía solar, ya sea fotovoltaica o termosolar en las plantas, y hemos desarrollado en conjunto entre ambos centros una tecnología muy novedosa de biolixiviación solar que se puede aplicar a minerales de cobre de baja ley, pero que también pensamos se podría aplicar a otros minerales no metálicos como el nitrato, yodato o borato, e incluso, a reprocesamiento de relaves para rescatar tierras raras u otros elementos valiosos. Adicionalmente, hemos desarrollado metodologías de monitoreo de impacto medioambiental, a través de seguimiento molecular no invasivo, lo que permite llevar un control rápido y certero de los ecosistemas aledaños a las faenas mineras.

Asimismo, y con el objetivo de disminuir la huella ambiental de las operaciones mineras, estamos trabajando en procedimientos de revalorización de residuos orgánicos urbanos cuya implementación permitiría que los campamentos sean un ejemplo de sustentabilidad y economía circular. Finalmente, cabe destacar que estas son las capacidades que tenemos a nivel local, pero que están respaldadas por los 75 Institutos Fraunhofer en Alemania, de forma que cuando existe algún desafío cuya solución no la tenemos en Chile, tenemos la ventaja de poder ir a buscarla donde nuestros socios en Alemania.

¿Cuáles son las áreas claves que consideran que se deben abordar para avanzar hacia una minería sustentable, que es una de las exigencias que se están haciendo a nivel mundial?
Pensamos que la clave en los temas de sustentabilidad es el control y el diseño adecuado. Si sabemos cuál es el impacto potencial de la actividad que estamos llevando a cabo, podremos prever y evitar la sobreexplotación de recursos y las externalidades negativas. Creemos firmemente que la prevención de los impactos es infinitamente más beneficiosa que la mitigación y esto no sólo es aplicable a la minería, sino a cualquier actividad productiva.

¿Cómo ve el desarrollo de la minería nacional? ¿Cuáles considera que son sus principales desafíos y cómo debería abordarlos?
La minería chilena es altamente competitiva y pienso que el año 2020 quedó demostrado que, aun en condiciones adversas, tiene una capacidad de resiliencia que le permitió mantener sus niveles de producción y conservar el 28% de la producción mundial de cobre.

Debemos considerar que aún somos el país que cuenta con las mayores reservas de cobre del mundo, alcanzando un 23% de todas las reservas, seguido por Perú con solo un 11% de las reservas. Esto sin mencionar el importante aporte de otros metales, como el molibdeno, oro, plata, hierro y litio.

Los desafíos de la minería chilena son ampliamente conocidos y solo se pueden enfrentar a través de la tecnología. Por ejemplo, que las leyes de los minerales vayan decreciendo, mientras su dureza va en aumento, o que haya presencia de impurezas que castigan el valor del metal, como es el caso del arsénico; que tengamos cada vez menor disponibilidad de agua en los procesos, entre otros desafíos, todos apuntan a un aumento de costos si seguimos haciendo lo mismo para producir. Sin embargo, si logramos introducir innovación, todo lo anterior podría resolverse. En mi opinión, las empresas mineras debieran cambiar su giro esencial a empresas de tecnología y olvidarse de la minería clásica.