NEWSLETTER

NEWSLETTER SEPTIEMBRE
NEWSLETTER AGOSTO
 

Fernando Vera, de Relaves con Valor: “Hoy es el mejor momento para activar en Chile el interés por la recuperación de EVNT desde relaves”

Cuando el programa “Relaves con Valor” ya llega a su fin, son varias las conclusiones que deja esta investigación enfocada en la identificación de elementos de valor no tradicionales en depósitos de relaves, una de ellas es la urgencia de investigar más sobre estos elementos, ya que se prevé un déficit de abastecimiento en el corto y mediano plazo, gatillado principalmente por la alta demanda desde la industria de vehículos eléctricos y energía eólica.

También menciona la necesidad de incorporar en las mallas curriculares de las universidades sobre la metalurgia de EVNT, el concepto de economía circular y el conocimiento sobre procesos extractivos diferentes a los convencionales en la minería del cobre.

Después de más de cuatro años de intenso trabajo para poder cumplir con su cometido de identificar y capturar elementos de valor no tradicionales (EVNT) desde relaves, el programa “Relaves con Valor”, liderado por el consorcio JRI-Ecometales, y que forma parte de la cartera de programas tecnológicos y estratégicos de Corfo, llega a su etapa final con la satisfacción de conseguir resultados muy auspiciosos para la minería polimetálica nacional.

En lo que se refiere al ámbito técnico, la investigación logró identificar concentrados de fierro, cobre, fosfatos y óxidos de tierras raras (REE), con una ley del 4%. “Este resultado lo consideramos un éxito, ya que podemos concluir que es técnicamente factible recuperar REE desde aquellos relaves que las contengan”, sostiene Fernando Vera, director del programa I+D “Relaves con Valor”.

Junto con ello, otro de los logros fue poder definir qué etapas del proceso hay que optimizar para alcanzar una mayor ley y acercarse a un concentrado de REE comercializable. “Hay que recordar que este proyecto comenzó con un conocimiento mínimo sobre la extracción de REE (y EVNT en general), y ahora esa brecha se ha acortado considerablemente, quedando aún por aprender sobre la mineralogía y metalurgia de las REE”, señala Vera.

En esta entrevista, el director de “Relaves con Valor” nos cuenta más detalles sobre los resultados de este proyecto y la importancia y desafíos que tiene Chile respecto a los elementos de valor que se pueden encontrar en los relaves.

Además de los logros en el ámbito técnico, ¿qué otras conclusiones se pueden obtener de los resultados del programa?
En el ámbito comercial, podemos afirmar que, si bien China seguirá siendo un país dominante en la producción de REE, se prevé un déficit de abastecimiento en el corto y mediano plazo, gatillado principalmente por la alta demanda desde la industria de vehículos eléctricos y energía eólica. Si a este escenario económico mundial, le sumamos la creciente tendencia por migrar a una minería más sustentable y circular, hoy es el mejor momento para activar en Chile el interés por la recuperación de EVNT desde relaves, el residuo más masivo de nuestra minería.

En lo relativo al ámbito regulatorio, el proyecto convivió con el Plan Nacional de Depósito de Relaves 2019, la modificación del D.S. N°248 y con la emergente Política Minera 2050. El Ministerio de Minería nos permitió participar de este escenario de cambios, aportando con una “Guía para la Presentación de Proyectos de Reprocesamiento de Relaves y Ripios”, que actualmente está en revisión por parte del Sernageomin. Al cierre de este proyecto, podemos concluir que el marco regulatorio, que engloba al reprocesamiento de relaves, afortunadamente está adaptándose. Quedan aún acciones por emprender, como crear incentivos, revisar la garantía de planes de cierre, revisar la propiedad legal de los relaves abandonados, entre otras cosas, pero estamos confiados que nuestros organismos competentes abordarán estos temas en el corto plazo.

Por último, en el ámbito de la formación profesional, tuvimos la oportunidad de realizar un levantamiento de información sobre carreras de pregrado de ingeniería metalúrgica de 13 universidades chilenas, donde identificamos que se enseña poco sobre la metalurgia de EVNT. Si queremos migrar a una minería más sustentable y polimetálica, uno de los pilares fundamentales es la formación profesional y, por ende, hace un tiempo comenzamos a difundir la importancia de incluir en las carreras de pregrado, tanto conceptos de economía circular, como conocimientos sobre procesos extractivos diferentes a los convencionales en la minería del cobre.

¿Se encontraron con alguna sorpresa respecto a los elementos de valor localizados? ¿Alguno que les llamó la atención porque no esperaban encontrar o por su cantidad?
Quizás uno los hallazgos o sorpresas más interesantes de mencionar, es que en la medida que se profundiza en los depósitos de relaves, la concentración de los EVNT aumenta y, por ende, hay un potencial oculto mucho mayor de lo que puede indicar el registro geoquímico del Sernageomin (preparado en base a muestreos superficiales), el cual fue nuestra primera y muy importante fuente de información.

¿Cuáles fueron los mayores desafíos o dificultades que se encontraron durante el proceso?
Uno de los primeros desafíos fue acceder a muestras de gran volumen de relaves. Los primeros acercamientos a los dueños de depósitos que contuvieran REE no fue trivial, pues inmediatamente se despiertan intereses económicos y de confidencialidad. Después de varias gestiones se logró obtener la autorización de tres compañías de la mediana minería, de quienes estamos enormemente agradecidos.

Otro conjunto de desafíos se suscitó durante las pruebas metalúrgicas. El primero tuvo relación con la cuantificación de REE, nos encontramos con que los laboratorios carecían de técnicas validadas para cuantificar este tipo de elementos químicos, dificultad que tuvimos que resolver en conjunto con los proveedores para darle confiabilidad a los resultados. El segundo, fue el acceso a reactivos y la ejecución de pruebas metalúrgicas no habituales en la industria del cobre.

Por último, no estuvimos ajenos a las dificultades logísticas que nos impuso el estallido social a fines del 2019, y luego la pandemia del Covid-19. Los tiempos de respuesta de los laboratorios se ampliaron, los viajes se vieron restringidos, y el mantenernos coordinados y con las prioridades alineadas, fue un gran desafío durante el último tramo del proyecto.

En el momento actual que vivimos, donde los minerales se transforman en cruciales para el futuro del planeta, ¿cuál es la importancia de investigar sobre nuevos elementos de valor y de qué manera podemos, como país, aprovechar sus beneficios?
Hay certeza de la creciente demanda por elementos declarados como críticos y estratégicos por la Unión Europea, y que eventualmente habrá un déficit si no aparecen nuevas fuentes de estos. De aquí la importancia de investigar ahora sobre nuevos elementos, y no dentro de 5 o 10 años más cuando el mercado esté caliente.

Como país, esta situación se puede aprovechar de varias formas. En primer lugar, es claro que existirá un beneficio económico y la oportunidad de generar más empleo en una industria minera polimetálica. Pero, además, si nos enfocamos en los relaves como fuentes de valor, hay una serie de otros beneficios y oportunidades. Los relaves ya pasaron por una reducción de tamaño que involucra un enorme gasto de energía. También se encuentran depositados de forma acotada y superficial, facilitando sus labores de extracción si lo comparamos con la minería subterránea. Desde el punto de vista de la sostenibilidad, el reprocesar relaves ofrece una buena oportunidad para recomponer relaciones con las comunidades y sanear ambientalmente terrenos cubiertos por relaves, especialmente en aquellos casos que están clasificados como pasivos ambientales. Hace 5 años atrás, en la primera edición del Roadmap Tecnológico de la Minería, Corporación Alta Ley invitó al mundo minero a convertir estos pasivos en activos. La recuperación de elementos de valor desde relaves podría financiar proyectos de remoción y traslado de relaves a instalaciones donde sean reprocesados y depositados conforme a la normativa vigente.

¿Cuáles son los desafíos que tiene Chile respecto a los elementos de valor que se pueden encontrar en los relaves?
Lo siguiente puede parecer lógico para varios, pero es bueno mencionarlo. Así como los yacimientos geológicos, no todos los depósitos de relaves son iguales. Tienen diferentes orígenes, composiciones mineralógicas, y los elementos de interés y las asociaciones elemento-mineral mena suelen ser distintos en los depósitos.

No habrá una fórmula única para recuperar EVNT desde los relaves, y uno de los principales desafíos técnicos será la adaptación de procesos existentes o la definición de nuevos procesos extractivos.

¿Cuál es el aporte que entrega este proyecto en lo que se refiere a rescatar, dar vida e impulsar la extracción y comercialización de nuevos metales que hasta ahora no se estaban aprovechando? ¿Cómo esperan darle continuidad a este trabajo?
Durante la ejecución del proyecto, interactuamos con diferentes actores del ecosistema minero: instituciones públicas y privadas, compañías mineras, universidades, centros de investigación y laboratorios químicos y metalúrgicos, y proveedores de reactivos. Ante ellos y la comunidad en general, intentamos ser un caso de estudio de referencia, difundiendo que sí es factible la recuperación de EVNT desde los relaves, compartiendo y enfrentando en conjunto desafíos técnicos y estratégicos, varios de los cuales no los podríamos haber superado sin el apoyo de estos actores.

A partir del proyecto se creó la marca comercial “Relaves con Valor”, la que se registró en la clase 40 (Procesamiento de metales) y clase 42 (Consultoría Técnica), todo eso pensando en dejar los habilitadores para emprender un nuevo negocio entorno al reprocesamiento relaves. Adicionalmente, se le ha presentado a Corfo una propuesta de continuidad, para optimizar el proceso metalúrgico de producción de concentrado de REE, y en paralelo, se le ha presentado una propuesta técnica y económica a una compañía de la mediana minería, para hacerse cargo del diseño, implementación y operación de un proyecto de remoción y reprocesamiento de un antiguo depósito de relaves.