NEWSLETTER

NEWSLETTER SEPTIEMBRE
NEWSLETTER AGOSTO
 

Fernando Lucchini participa del webinar sobre Minería del Futuro invitando a trabajar por nuestro “adyacente posible”

La Minería del Futuro: financiamiento y plataformas de monitoreo, fue el tema que abordó Fernando Lucchini, presidente ejecutivo de la Corporación Alta ley en el webinar desarrollado por Netmin, que se llevó a cabo el 4 de agosto.

Durante su exposición, Fernando señaló que, desde la Corporación Alta Ley, han definido tres importantes ejes que consideran claves para avanzar en los desafíos de la minería del futuro: el desarrollo de proveedores locales, la minería 4.0 y la minería verde.

En lo que se refiere al desarrollo de proveedores locales, sostuvo que ésto actualmente no es solo un objetivo del ecosistema minero, sino que crecientemente se ha convertido en una exigencia de las sociedades y las comunidades mineras. En este sentido, sostuvo que la teoría y la evidencia muestran que los avances en complejidad económica, y en desarrollo local, solo se pueden lograr en base a las capacidades existentes. Y que es este espacio de posibilidades de desarrollo en torno a las capacidades existentes, el que se ha acuñado con el concepto del “adyacente posible”. “En Chile queremos ser referentes a futuro en lo que es la economía digital global, el desarrollo de economías sustentables, la generación de tecnologías sustentables para las sociedades verdes, para un planeta carbono neutral, y para detener el cambio climático. Tenemos ese objetivo como país, pero tanto la teoría como la evidencia nos indican que no vamos a lograr estos objetivos partiendo desde cero. Y ese ‘adyacente posible’, que es definido por nuestras capacidades existentes, que en Chile nacen en su mayoría de la minería, es fundamental. Entonces, si queremos ser un país referente en las economías digitales del futuro, tenemos que partir desde el desarrollo de la minería digital, por ejemplo, para luego trasladar las capacidades generadas para la minería digital, y la tracción que la minería puede generar en esto, hacia otras industrias”.

Asimismo, sostuvo que tenemos la posibilidad de crear el tan ansiado valor agregado de la minería y avanzar en complejidad económica no solos ‘aguas abajo’, sino que, y quizás de manera más interesante, también aguas arriba, por medio de los insumos, los servicios y productos que la minería necesita para extraer y producir los minerales.

En cuanto a la minería digital, mencionó la creación del Roadmap de la Minería 4.0, que generó una visión común donde se conectan estos tres pilares, y que busca transformar la manera en que hacemos minería en Chile y proyectar una industria sostenible a través de la incorporación de tecnologías asociadas a la industria 4.0. Entre las oportunidades que nacen de ello, están tener una minería no solo integrada e inteligente, sino que también segura, verde y sustentable.

En lo que se refiere al trabajo asociado a este núcleo de la digitalización, sostuvo que el principal objetivo es lograr una minería conectada, automatizada, sustentable, segura, eficiente y con toma de decisiones basada en evidencia. Asimismo, sostuvo que, de acuerdo a un estudio del Foro Económico Mundial, avanzar en la industria digital en a la minería tiene un valor de US45.000.000.000 en utilidades, no solo para la industria, sino también para los actores relacionados a ella, y representa una oportunidad de reducción de emisiones de 610.000.000 de toneladas de CO2 en esta década, además de la posibilidad de evitar 1000 fallecimientos en las operaciones de la industria en el mismo período. “La digitalización del presente nos está generando no solo mayor productividad y menores costos, sino que nos permite avanzar en sustentabilidad y en seguridad”, destacó.

Respecto al tercer desafío, que se refiere al eje de la Minería Verde, señaló que la economía global sostenible que buscamos no es posible sin minerales. “Los minerales corren por las venas de esta economía verde, la generación de energías verdes requiere de cobre, la electrificación de automóviles requiere de cuatro veces más cobre que el escenario actual, el almacenamiento energético en baterías necesita de litio, por lo que la economía global sostenible es habilitada por nuestra minería, y Chile está en un lugar privilegiado en esas materias”.

En este sentido, sostuvo que en Chile se genera un circulo virtuoso entre los minerales verdes y la energía verde, ya que, además de la necesidad de cobre y otros minerales para la generación de energías renovables, la energía verde puede ser entregada a la industria minera para generar minerales sustentables para estas economías del futuro. “Nosotros desde la Corporación Alta Ley hemos trabajado en aportar desde lo que se refiere a tecnología, innovación y conocimiento, y hemos publicado un documento como una profundización al núcleo de minería verde de nuestro Roadmap Tecnológico del Cobre, que se detiene en 4 puntos fundamentales para el desarrollo de una minería verde: trazabilidad, minería circular, uso eficiente del recurso hídrico y transición energética”.

A continuación, abordó el tema del financiamiento y las plataformas de monitoreo para hacer realidad la minería del futuro. Para ello, presentó un modelo de stakeholders que estableció el MIT como relevantes para construir y acelerar un ecosistema de innovación. Entre ellos están los proveedores/innovadores, la academia y los centros de I+D+i, el gobierno, las compañías mineras y la presencia de capital de riesgo. “Hacer realidad estos grandes desafíos del futuro, la minería verde y el desarrollo de un ecosistema minero y de tecnologías intensivo en conocimiento, es un desafío mucho más complejo y tenemos que trabajar todos los actores en conjunto”.

En el desarrollo de este ecosistema, Lucchini señaló, que aún hay materias por avanzar y coordinar. “Estudios nacionales e internacionales nos muestran que hay una caída sostenida de la inversión e investigación, desarrollo e innovación durante la última década, y eso es particularmente preocupante si queremos habilitar y hacer realidad estas visiones ambiciosas para el Chile del futuro”. En esta misma línea, señaló que esto deriva en un bajo rendimiento actual de la economía chilena en aspectos como la facilitación y la creación de mercados del mañana en áreas que requieren de la colaboración público/privada.

Por último, se refirió a las plataformas de monitoreo, un ámbito clave en este proceso ya que, como resultaría lógico, no se puede gestionar algo que no se puede medir. Para ello, sostuvo que es fundamental invertir en estas plataformas del tipo observatorio, y avanzar en la generación de bienes club y bienes públicos idóneos. “En Alta Ley estamos fuertemente enfocados en trabajar en estas plataformas en distintos ámbitos para hacer de estos desafíos una realidad”, destacó.