NEWSLETTER

NEWSLETTER SEPTIEMBRE
NEWSLETTER AGOSTO
 

“EL SUMINISTRO DE MINERALES DESDE CHILE ES VITAL PARA AYUDAR AL MUNDO A RESOLVER LA CRISIS CLIMÁTICA”

Así de enfático es Randall Field, director ejecutivo del Future Energy Systems Center del MIT, quien habla de la misión que tiene este centro inaugurado por esta prestigiosa universidad norteamericana en octubre del 2021 y que mira a Chile como un país clave para ayudar a satisfacer la creciente demanda de minerales vitales como el cobre, el litio, el molibdeno, entre otros, y también para reducir la intensidad de carbono de la extracción y el procesamiento de estos minerales.

El Future Energy Systems Center que se encuentra en Boston, Estados Unidos, fue inaugurado el pasado mes de octubre por el MIT Energy Initiative con el fin de abordar la crisis climática y definir el rol que pueden desempeñar los sistemas de energía para enfrentar este problema.

En la agenda de investigaciones multidisciplinarias del Centro participan investigadores de todo el MIT junto con empresas miembros de la institución, para abordar importantes desafíos del sistema energético. El objetivo es examinar a través de una mirada científica, política, demográfica y económica el potencial práctico de las tecnologías emergentes en un mundo profundamente descarbonizado. El Centro lleva a cabo un análisis integrador de todo el sistema energético, proporcionando información sobre las transformaciones multisectoriales necesarias para modificar los tres principales sectores de la economía que consumen energía (transporte, industria y edificios), junto con tres importantes tecnologías que permiten la descarbonización. —electricidad, almacenamiento de energía y combustibles bajos en carbono, y gestión del carbono.

La descarbonización del mundo requerirá una construcción masiva de nuevas infraestructuras para la red eléctrica, la generación de energía renovable, el almacenamiento de energía y los cargadores de vehículos eléctricos. También para enfrentar el despliegue de vehículos de transporte con bajas emisiones de carbono que requieren baterías y celdas de combustible; la implementación de nuevos procesos tecnológicos, bajos en carbono; la descarbonización de sistemas de calefacción y los nuevos sistemas para la gestión del carbono. “Estas nuevas construcciones y despliegues tecnológicos requerirán materiales especiales como el cobre, litio, hierro, molibdeno, plata y renio. Y es por esto que miramos a Chile para ayudar a satisfacer la creciente demanda de estos minerales vitales y también para reducir la intensidad de carbono de la extracción y el procesamiento de estos minerales”, explica Randall Field, director ejecutivo del Future Energy Systems Center del MIT.

Esta no es la primera vez que el MIT focaliza algunas de sus investigaciones en Chile. El instituto tecnológico americano tiene una fuerte presencia en Chile desde hace dos décadas, lo que condujo al MIT Sloan School a abrir una oficina de programación en este país hace nueve años. Esta filial trabaja de la mano con el MIT y tiene como misión compartir sus conocimientos con Latinoamérica, sobre todo en áreas relacionadas a energía, agua y sustentabilidad.

Randall Field, director ejecutivo del Future Energy Systems Center del MIT y Horacio Caperan, director ejecutivo de Asuntos Externos del Programa conjunto sobre Ciencia y Política del Cambio Global del MIT.

Aquí les presentamos la visión de Randall Field, quien es el líder de este centro que busca desarrollar soluciones bajas en carbono y sin carbono, que satisfagan de manera eficiente las necesidades energéticas globales, y que al mismo tiempo minimicen los impactos ambientales y mitiguen el cambio climático.

¿Qué soluciones tienen pensado para impulsar nuevas tecnologías bajas o sin carbono relacionadas a la energía eólica, solar e hidrógeno verde en Chile?
El Future Energy System Center realiza análisis tecno – económicos y estudios del ciclo de vida para examinar las diversas tecnologías bajas en carbono y sus contribuciones a la transición energética. También trabajamos con nuestros colegas del MIT Joint Program on the Science and Policy of Global Change para examinar cómo distintos escenarios de políticas influyen en las vías de transición energética. Los resultados de nuestro trabajo se comparten con los miembros del consorcio del Centro y también se publican. El trabajo del Centro y del Joint Program puede influir en las estrategias corporativas y gubernamentales, a medida que crean sus hojas de ruta y políticas para la descarbonización y la sostenibilidad.

¿Ustedes tienen colaboradores locales en Chile?
Empresas Copec S.A. es miembro del consorcio del Centro de Sistemas de Energía del Futuro y ha participado activamente en las reuniones y discusiones de proyectos de nuestro Centro. Copec ha sido muy visionario y detallista al desarrollar estrategias de descarbonización y ajustar su negocio para hacer contribuciones a la transición energética. Esperamos que más empresas chilenas se unan al Centro en los próximos meses.

¿Cuáles son sus proyectos claves?
El Centro tiene más de 20 proyectos en nuestra cartera de investigación, los cuales cubren áreas vitales del sistema energético, incluido el hidrógeno verde, la carga de vehículos eléctricos, la descarbonización de camiones, la tecnología de emisiones negativas y el almacenamiento de energía. Nuestro Centro selecciona proyectos adicionales dos veces al año en función de los aportes de nuestras empresas miembros.

¿Están pensando desarrollar alianzas con proveedores locales? ¿Qué tipo de iniciativas?
El cambio climático es un desafío global y el suministro de minerales desde Chile es vital para ayudar al mundo a resolver esta crisis. Es por esto que invitamos a todas las empresas mineras chilenas, así como a sus proveedores de la cadena de suministro de energía limpia, a sumarse como miembros de nuestro consorcio internacional.

¿Cuáles son las principales ventajas competitivas que ve en Chile?
La industria minera chilena le entrega a Chile una importante ventaja competitiva para esta transición energética. La demanda por la producción minera va a aumentar. Otra de las ventajas de este país es que la industria minera chilena está desarrollando planes para la descarbonización de la minería. Al ganar la carrera de la descarbonización del sector minero, Chile tendrá la ventaja de poder ofrecer más minerales bajos en carbono en relación a sus competidores internacionales. Dado que los fabricantes de vehículos y los constructores de grandes infraestucturas estarán bajo una presión cada vez mayor para descarbonizar su cadena de suministros de materiales, Chile tiene una gran oportunidad de aumentar la demandas de sus productos mineros y de ganar nuevos clientes.

¿Cómo ve la necesidad de desarrollar nuevas tecnologías carbono neutral o de nuevas innovaciones que capturen el carbono de la atmósfera, considerando que las tecnologías que hay actualmente en el mundo no son suficientes para combatir el cambio climático en su totalidad? ¿Están abordando este tema?
El Future Energy Systems Center está comenzando un nuevo proyecto llamado “Negative Emissions Technologies – A Question of Scale”. Esta iniciativa examinará las distintas dimensiones de las tecnologías negativas en carbono, incluyendo la evaluación de los méritos relativos de recolectar CO2 de una amplia variedad de ubicaciones, el suministro de energía para emisiones negativas, los costos y la utilización versus almacenamiento.

¿Qué solución baja en carbono y sin emisiones considera que es la más eficiente para satisfacer las necesidades energéticas globales? ¿Cuáles son las tendencias en este ámbito?
El mundo es heterogéneo en sus recursos energéticos, en los recursos de la tierra, en las infraestructuras existentes y en las necesidades locales. Es por esto que no existe una solución energética homogénea que se ajuste a todos a nivel mundial, lo que hace más difícil y desafiante la tarea de resolver la crisis climática.

El Centro ha desarrollado diversos métodos para evaluar las distintas soluciones tecnológicas y hemos analizado los méritos de las distintas soluciones tecnológicas en el contexto de diferentes lugares. Nuestros descubrimientos nos indican que la descarbonización requiere del trabajo en conjunto de múltiples tecnologías y que el despliegue de tecnologías diferirá en todo el mundo. Sin embargo, la tendencia más generalizada en todo el mundo, es el crecimiento de la capacidad de generación de electricidad renovable, debido a las políticas y a la gran reducción en los costos de la generación de energía eólica y solar. Por supuesto que esta tendencia no será uniforme.