NEWSLETTER

NEWSLETTER MAYO
NEWSLETTER ABRIL
 

Dr. Orlando Jiménez, de CSIRO Chile: “El ITL es el primer eslabón de una cadena que crea la industria del hidrógeno verde en Chile”

El ejecutivo del centro tecnológico australiano señala que CSIRO puede ser un gran aliado en este desafío, ya que “dada nuestra experiencia en Australia y Asia, seremos un puente de atracción de inversiones y de escalamiento de tecnología para que el ITL pueda generar un impacto significativo en las empresas asociadas”.

Además, destaca que “ASDIT cuenta con una impronta nacional e internacional que ha puesto el foco en lo local, dirigido especialmente al norte del Chile y a la Región de Antofagasta en particular, que lo hace único”.

“En ASDIT existe una impronta y una ambición de crear una industria como la del hidrógeno verde, que ofrece un potencial de exportar US$8 mil millones anuales de aquí a 10 años, de crear decenas de miles de empleos y con un actor clave en este proceso: la convergencia de la industria energética con la industria minera”. Esta es una de las grandes fortalezas de ASDIT que destaca el Director Ejecutivo de CSIRO Chile, el Dr. Orlando Jiménez.

El ejecutivo del centro tecnológico australiano, que forma parte del consorcio en su postulación al Instituto de Tecnologías Limpias (ITL), señala que CSIRO puede ser un gran aliado en este desafío que tiene Chile de sumarse a un fenómeno global en pro del hidrógeno verde y de la minería verde. “Muchas de estas tecnologías no existen en Chile y CSIRO, dada nuestra experiencia en Australia y Asia, será un puente de atracción de inversiones y de escalamiento de tecnologías para que el ITL pueda generar desde el comienzo un impacto significativo en las empresas asociadas”.

Jiménez señala también que, en este proceso y para conseguir un resultado exitoso, el trabajo colaborativo es clave. “Es la manera de avanzar rápidamente y empujar respuestas concretas, en el menor tiempo y muy importante: con la validación de un grupo, de un ecosistema. En el mundo de la tecnología de base científica uno no puede ser bueno en todo: el foco es amigo de la excelencia. Por lo tanto, tienes que ser el mejor en lo que haces y buscar socios que complementen tus capacidades, lo cual explica la relevancia de la colaboración”.

En esta entrevista, el Dr. Jiménez adelanta más detalles sobre la participación de CSIRO como parte de ASDIT, y las fortalezas de este consorcio para para liderar el ITL.

¿Cuáles son las fortalezas de ASDIT para postular al ITL?
Existe una impronta y una ambición de crear una industria como la del hidrógeno verde que ofrece un potencial de exportar US$8 mil millones anuales de aquí a 10 años, decenas de miles de empleos y con un actor clave en este proceso: la convergencia de la industria energética con la industria minera. Para ello, ASDIT reúne a las mejores capacidades locales de universidades y de centros tecnológicos internacionales de clase mundial que, por su parte, ya cuentan con una década de presencia en Chile.

Y todo esto, articulado por una gobernanza que se hace cargo de los aprendizajes que el sistema nacional de innovación ha tenido que hacer en este tema y que se inspira en las mejores prácticas internacionales.

ASDIT además cuenta con una impronta nacional e internacional que ha puesto el foco en lo local, dirigido especialmente al norte del Chile y a la Región de Antofagasta en particular, que lo hace único.

¿Qué los motivó a sumarse a este consorcio?
El core business de CSIRO es generar impacto en el mercado a través del desarrollo de soluciones tecnológicas basadas en ciencia, que es exactamente el mandato del ITL. Éste es el único consorcio que ofrece las capacidades de ingeniería a la escala que el ITL va a necesitar, en un marco de colaboración con instituciones de gran trayectoria y credibilidad. Además, se ha cohesionado un equipo humano valioso, proactivo y profesional que favorece ese trabajo.

¿Cuál es el aporte que entrega su institución al consorcio?
Tomar una tecnología en un nivel 2 ó 3 de madurez tecnológica o TRL, y desarrollarla hasta poder comercializarla en el mercado, es la base de nuestra experiencia y capacidades.

Por otra parte, el desafío que el ITL nos plantea es que Chile tiene que sumarse a un fenómeno global en pro del hidrógeno verde y de la minería verde. Muchas de estas tecnologías no existen en Chile y CSIRO, dada nuestra experiencia en Australia y Asia, será un puente de atracción de inversiones y de escalamiento de tecnologías para que el ITL pueda generar desde el comienzo un impacto significativo en las empresas asociadas. En consecuencia, CSIRO será un vehículo de productividad y agregación de valor para el ecosistema local.

Este concepto, de entregar soluciones aplicadas a la sociedad desde la ciencia, está en la naturaleza de CSIRO: desde que contribuyó a la agricultura con soluciones para enfrentar una peste que devastó millones de acres de peras en el este de Australia hace ya más de 100 años, pasando por la invención del WIFI, el papel moneda, la vacuna contra la influenza; hasta el actual trabajo en el Australian Centre for Disease Preparedness de CSIRO para el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19, uno de los laboratorios más seguros del mundo. El trabajo de pilotaje de un desarrollo tecnológico, de comprobar su usabilidad y aplicarlo en el mercado es el sello que nos caracteriza.

¿Cuál es la importancia que le ven al trabajo colaborativo y cómo se ve reflejado este concepto en la propuesta de ASDIT?
En las soluciones que CSIRO entrega, día a día, convoca, integra, comparte y cataliza el trabajo colaborativo. Es la manera de avanzar rápidamente y empujar respuestas concretas, en el menor tiempo y muy importante: con la validación de un grupo, de un ecosistema. Ése es el espíritu que nos convoca también en ASDIT y eso se nota.

La verdad es que en el mundo de la tecnología de base científica uno no puede ser bueno en todo: el foco es amigo de la excelencia. Por lo tanto, tienes que ser el mejor en lo que haces y buscar socios que complementen tus capacidades, lo cual explica la relevancia de la colaboración. Ésta se transforma en una necesidad para resolver problemas complejos.

¿Cómo puede aportar este instituto al desarrollo de una energía más sustentable?
Chile hace 10 años comenzó con un cambio profundo en el desarrollo de una industria de energías renovables. Y este instituto es el primer eslabón de una cadena que crea la industria del hidrógeno verde en Chile por medio de una colaboración sinérgica entre la industria minera, energética y de la investigación aplicada.