NEWSLETTER

NEWSLETTER ENERO
NEWSLETTER DICIEMBRE
 

CPC y EY presentan inédito informe con la visión y acciones empresariales para enfrentar el desafío del cambio climático

CPC y EY dieron a conocer los resultados del trabajo de la Comisión CPC-EY, que reunió a más de 200 actores, incluyendo empresas, gremios, académicos y representantes de la sociedad civil, con el fin de presentar la mirada de las empresas de nuestro país en torno a los desafíos climáticos globales y locales.

El trabajo se estructuró en ocho mesas que representan los principales sectores económicos del país de cara al cambio climático: agroforestal; comercio, telecomunicaciones, servicios y turismo; construcción, cemento e inmobiliario; energía; transporte; aguas; sector bancario y minería, mesa en la cual participó activamente la Corporación Alta Ley.

“Como Alta Ley, logramos entregar una mirada estratégica de cómo se está abordando, a nivel mundial, el desafío de la creciente demanda por metales que se da por efectos de la electromovilidad y ERNC y cómo ésta pueda ser proporcionada con una producción minera cada vez más baja en carbono, en miras a la Carbono Neutralidad”, explica Juan Pablo Rubilar, Líder de Sustentabilidad de la Corporación Alta Ley.

Minería y Cambio Climático

De acuerdo al trabajo realizado por la mesa de minería, las acciones de mitigación de la minería se caracterizan por innovaciones incrementales en el área de molienda y concentrado, mientras que la innovación divergente se concentra en el reemplazo de combustible (pe: Hidrógeno, electromovilidad), así como en el reemplazo o minimización de circuitos de CAEX en el transporte de minerales (responsables del 80% de emisiones directas de la industria). “En general se aprecia que la industria está tendiendo a la incorporación de fuentes renovables de abastecimiento eléctrico, a través de negociaciones en sus contratos de suministro (PPA) y a su vez incentivar, en el mediano plazo, el ingreso de fuentes eléctricas en áreas cuya energía es dominada por combustibles fósiles”, explica Rubilar.

Respecto de la medida de adaptación, si bien la industria minera a nivel nacional solo representa el 3 % del consumo hídrico, Rubilar sostiene que “es destacable su rol como impulsor y pionero del uso de agua de mar a escala industrial y de altos volúmenes, tanto desalada como directa, lo que ha permitido garantizar la continuidad operacional de las faenas en zonas de escasez hídrica, fortaleciendo la sustentabilidad del negocio en todas sus dimensiones”. También destaca que algunas faenas ya presentan análisis de riesgos, incluso a nivel Preliminary Economic Assessment (PEA) de la vulnerabilidad de las instalaciones, sistemas humanos y naturales asociados a las operaciones, frente a los impactos del cambio climático, estableciendo los riesgos y oportunidades que presenta este fenómeno.

Entre las condiciones habilitantes para fortalecer el cumplimiento de los objetivos país de carbono neutralidad al 2050, en las cuales debe prevalecer la coordinación pública-privada, se destacan los esfuerzos que se debe realizar en los Incentivos a la I+D+I, la certificación del atributo verde en los contratos de suministro eléctrico, la trazabilidad de la información y la regulación normas técnicas y protocolos de operación para el hidrogeno, así como materialización de mecanismos de compensación de carbono (offset) entre otros.

Finalmente, se concluyó que el sector minero ha contribuido con múltiples acciones concretas respecto del cambio climático y su rol será aún más protagónico en los próximos años, por la demanda de minerales, lo que se verá reflejado en una mayor calidad de vida de la población nacional y en particular en aquellas áreas geográficas de mayor vulnerabilidad frente al cambio climático.

Revisa el informe haciendo click aquí.