NEWSLETTER

NEWSLETTER MAYO
NEWSLETTER ABRIL
 

COPPER ARMOUR ES RECONOCIDO INTERNACIONALMENTE E INICIA SU COMERCIALIZACIÓN EN ESTADOS UNIDOS Y EUROPA

Luego de 6 años de intenso trabajo e investigación, este recubrimiento de cobre metálico creado por Atacama Lab en Chile, se prepara para expandir al mundo su innovadora solución antimicrobiana.

“Con Copper Armour y nuevas soluciones basadas en cobre, seguiremos haciendo frente a COVID19 y a los nuevos virus o bacterias que vendrán, para eso trabajamos con entusiasmo todos los días y desde muy temprano”, señala uno de sus creadores Claudio Ramírez.

Si algo dejó en evidencia el COVID19, además de la fragilidad y necesidad de colaboración humana, es el aporte y protagonismo de productos hechos a base de cobre para combatir esta pandemia, sobre todo en recintos hospitalarios y/o de alta afluencia de público.

Uno de los productos que ganó visibilidad en 2020 por su nivel de innovación fue Copper Armour, un recubrimiento de cobre metálico creado por Atacama Lab que se aplica en estado líquido, como pintura, sobre superficies para darles propiedades antimicrobianas.

Esta innovación nace en 2014 cuando su fundador, Claudio Ramírez, se convence de la necesidad de crear valor a través de nuevos usos del cobre. Asegura que al igual que muchos emprendimientos ligados a este material, son una empresa más bien pequeña, pero muy intensivos en capital cognitivo y con muchas ganas de mejorar la vida de las personas a través de una solución única cuya principal particularidad es que posee concentraciones son del orden del 30 al 90% de cobre de alta pureza.

En esta entrevista Claudio nos cuenta más detalles de los pasos que vienen y cómo lograron conquistar a mercados mundiales tan exigentes como Estados Unidos y Europa.

 

 

El pasado 16 de febrero le concedieron a Copper Armour la patente de Invención en EE.UU. ¿Qué implica en la práctica esta patente? ¿Cómo fue el proceso para postular a ella?
La obtención de Patente de Invención en EE.UU., permite que nuestra tecnología antimicrobiana y virucida basada en cobre metálico micronizado pueda ahora ser exportada como un producto de la inteligencia humana y permite a diversas empresas en el mundo hacer un mejor uso de nuestro cobre en el combate a las infecciones por contacto en superficies como, por ejemplo, el COVID19 . Actualmente estamos en condiciones de exportar tecnología pura sobre nuevos usos del cobre.

El proceso de obtención de patente fue de 5 años de I+D+i formulaciones, ensayos, obtención de certificaciones, publicaciones y pilotos en Chile, EE.UU. y Europa, muchas horas de investigación dedicada. Para el desarrollo y financiamiento se trabajó colaborativamente con universidades e instituciones de salud, gran parte financiada con recursos privados y el apoyo de Corfo en su línea de «Patentamiento de invenciones chilenas en el extranjero» y «Empaquetamiento de Innovación Tecnológica». No puedo decir que fue un trabajo fácil, pero sí que valió mucho la pena.

Su revestimiento de cobre metálico de alta pureza micronizado, también consiguió una certificación contra SARS CoV 2 en Europa ¿Qué implica esto también en la práctica? ¿Qué atributos tiene este revestimiento que logró conseguir esta certificación?
En efecto, a finales de 2020 obtuvimos nuestra primera acreditación de eliminar más del 99,99% de SARS CoV2 en materiales revestidos con Copper Armour, según ensayos efectuados en laboratorios especializados en Europa. Esto permitirá efectuar intervenciones sobre superficies de contacto identificadas como críticas en la transmisión y contagio de infecciones. El principal atributo de nuestra tecnología Copper Armour es su composición. Se basa en cobre metálico grado cátodo micronizado en un vehículo fluido que permite ser aplicado como una pintura técnica y que entrega una alta efectividad antimicrobiana, virucida y de alta resistencia al desgaste para pisos y cubiertas.

En mayo instalarán su revestimiento en un hospital y en una línea de buses en Europa ¿Pueden contarnos con más detalles este proyecto? ¿Cómo llegaron a concretar estas iniciativas?
Tras los buenos resultados obtenidos por Copper Armour frente al SARS CoV 2, un grupo de investigadores europeos del área clínica presentó un proyecto de intervención para puntos críticos de contagio, principalmente en áreas hospitalarias y del sector transporte y aeropuertos que cuenta con financiamiento de la Comunidad Económica Europea. La realización de estos trabajos se efectuará durante el primer semestre de 2021, lo que permitirá la inscripción y especificación del producto en la CEE para su comercialización.

Para la realización del primer trabajo, se considera la fabricación en Chile de los productos, la exportación de ellos y el viaje de técnicos especializados para la correcta ejecución de los trabajos. Posteriormente se considera únicamente la transferencia tecnológica licenciada. Para concretar estas iniciativas se articuló un trabajo de colaboración entre nuestra empresa Copper Armour, las empresas certificadoras en Europa y su personal de investigación.

¿Por qué creen que sus innovaciones han sido bien recibidas en el mercado norteamericano y europeo? ¿Cuál ha sido el principal valor agregado de Copper Armour en relación a otros proyectos similares?
En nuestra experiencia, los mercados más exigentes como EE.UU. y Europa ponen especial cuidado en la calidad de las acreditaciones previas y en la validación de las tecnologías. Nosotros invertimos bastante dinero en ensayos de laboratorio y estudios de campo en Chile, antes de salir a obtener nuestras certificaciones. Aun así, hay un largo camino por recorrer para alcanzar una posición en el mercado del primer mundo. En nuestra percepción, nuestra ventaja competitiva es la fortaleza del componente activo (cobre) que utilizamos en estado metálico grado cátodo, alta concentración y un diseño de varias geometrías y tamaño de las partículas que nos permite obtener un compuesto de alto estándar y sobre el cual efectuamos los desarrollos para facilitar su usabilidad y eficacia.

¿Cuáles son sus planes para los meses que siguen? ¿Hay algún nuevo proyecto con instituciones locales?
En esta etapa necesitamos consolidar un equipo con foco en gestión comercial para eficientizar el proceso de transferencia tecnológica, así como resolver el financiamiento operacional de esta etapa que resulta bastante oneroso por temas legales y normativos. Nuestras fortalezas son más bien de orden técnico por lo que en esto vamos a necesitar un poco de ayuda. Respecto de proyectos en instituciones nacionales, esperamos avanzar en el área educacional y hospitalaria en forma importante durante 2021. Nos gustaría llegar al sistema de transporte público, pero es un área bastante más lenta por su sistema de abastecimientos.

¿Cuál es su visión acerca del desarrollo y futuro del COVID en el mundo? ¿Soluciones ligadas al cobre llegaron para quedarse?
Claramente las pandemias han sido recurrentes en la historia humana, si bien ahora con Sars CoV2 del COVID19, no es posible en este momento determinar si podrá ser radicada o cuándo. Las infecciones nos acompañan desde siempre y nos acechan en los lugares menos pensados, de hecho, según cifras de la OMS, cada día 1,4 millones de personas contraen infecciones intrahospitalarias en el mundo. Con Copper Armour y nuevas soluciones basadas en cobre, seguiremos haciendo frente a COVID19 y a los nuevos virus o bacterias que vendrán, para eso trabajamos con entusiasmo todos los días y desde muy temprano.

¿Es necesario el apoyo de entidades gubernamentales y de otro tipo para que soluciones de este tipo se sigan desarrollando y expandiendo internacionalmente?
Para nosotros el apoyo de entidades gubernamentales fue importante en la etapa de I+D. Del mismo modo, pienso que tras alcanzar estos objetivos, se requiere un apoyo en la etapa de llevar el producto al mercado, que es donde los desarrolladores tenemos menos competencias y hemos agotado nuestras capacidades financieras.

Los activos tecnológicos son muy costosos de obtener, como fórmulas, certificaciones, publicaciones y patentes, sin embargo, son apenas la mitad del trabajo para llegar al mercado, y no constituyen garantías bancarias suficientes para financiar la segunda etapa por sí mismas.

Nosotros, como muchos emprendimientos de innovación, somos una empresa más bien pequeña, muy intensivos en capital cognitivo, con muchas ganas de mejorar la vida de las personas a través de nuevos usos del cobre y estamos determinados a lograrlo. Claramente con apoyo público o privado podemos multiplicar el impacto de la reducción de contagios por contacto en superficies comunes, y mejorar así la vida de las personas.