NEWSLETTER

NEWSLETTER MAYO
NEWSLETTER ABRIL
 

Copper Armour, el cobre en tu mesa

Un nuevo aliado se une al combate del coronavirus. Se trata de Copper Armour, un recubrimiento de cobre metálico que se aplica en estado líquido, como pintura, sobre superficies para darles propiedades antimicrobianas.

Sin duda el COVID19, además de cambiar nuestra manera de vivir y relacionarnos, ha hecho evidente la importancia de investigar y desarrollar productos con propiedades antibacterianas. Y aquí el cobre la lleva. Ya se ha visto recientemente como productos como mascarillas y vestuario hospitalario, que incorporan partículas con cobre, han sido un aporte en esta pandemia. Pero hay más. Otra de las innovaciones asociadas al metal rojo es Copper Armour, un recubrimiento de cobre metálico que se aplica en estado líquido, como pintura, sobre superficies para darles propiedades antimicrobianas.

Esta innovación comienza a gestarse en 2014, cuando su fundador, Claudio Ramírez, magister en innovación tecnológica, convencido de la importancia geopolítica de crear valor a través de nuevos usos del cobre, comenzó a diseñar partículas de diversas formas y densidades que pudiesen fluir en alta concentración dentro de una matriz polimérica y luego endurecer para lograr su fácil aplicación. Así nace Copper Armour. “La particularidad de esta innovación es que, al contrario de muchas alternativas que plantean contener nanopartículas de cobre en cantidades no declaradas, nosotros aplicamos cobre metálico, nuestras concentraciones son del orden del 60 al 80% de cobre de alta pureza, lo que lo hace mucho más efectivo”, explica Claudio Ramírez, quien desde 2018 trabaja en este proyecto junto a ingeniero comercial, Pedro Urzúa.

En esta entrevista Claudio nos cuenta más detalles de esta innovación, sus resultados y planes a futuro.

¿Cómo llegaron a crear este producto en base a cobre? ¿En qué consistió este proceso?
En 2008 el EPA (Environmental Protection Agency) acreditó al cobre como superficie antimicrobiana, pero este concepto no se masificó, a nuestro juicio, porque era difícil y costoso para instalar. Nuestro trabajo fue diseñar partículas de diversas formas y densidades que pudiesen fluir en alta concentración dentro de una matriz polimérica y luego endurecer para lograr su fácil aplicación. Una vez conseguida la invención, pudimos levantar las primeras inversiones y fondos de Corfo para certificar en Chile y EEUU, y efectuar estudios de campo para la acreditación empírica en salas UCI de Hospitales y Clínicas del país. Obtuvimos subsidios CORFO para patentar invenciones chilenas en el extranjero y para empaquetamiento tecnológico.

¿Desde cuándo existe en el mercado? ¿Dónde se ha implementado? ¿Cómo han sido sus resultados?
Nuestra empresa ha transitado el difícil y costoso camino de la investigación, desarrollo, acreditaciones e ingresos de patentes, en gran parte con recursos propios, y recién nos encontramos en la etapa de estar listos para salir al mercado para hacer frente eficazmente a las infecciones virales y bacterianas. El hecho de constituir una innovación disruptiva nos ha permitido avanzar en un proceso de patentamiento en Chile, Japón, Europa y Estados Unidos.

¿Cómo lo están comercializando? ¿Qué cobertura tienen actualmente?
Estamos en búsqueda y conversaciones con inversionistas y fabricantes de coatings (revestimientos) que permitan escalar y eficientizar el proceso de fabricación, venta y distribución para llegar tan pronto sea posible a los muros pisos y otros elementos de los servicios de salud, y domiciliaria. Esperamos conseguir estos acuerdos a la brevedad.

¿Cuáles son sus planes a futuro?
Nuestros planes son nítidos, primero intervenir activa y comprometidamente con revestimientos de cobre antimicrobiano en el combate a las infecciones por contacto como el actual COVID19, y luego desarrollar e instalar en el mercado global, persistentemente nuevos usos de nuestro cobre.

CopperArmour líquido