NEWSLETTER

NEWSLETTER JUNIO
NEWSLETTER MAYO
 

Cobre líquido, una nueva innovación “made in Chile”

La versatilidad del cobre, la creatividad y perseverancia de los emprendedores chilenos sorprende. Es el caso de Cu-9 Schultz®, una solución acuosa formada principalmente por pequeños trocitos de cobre metálico de tamaño nanométrico y agua, que puede lograr una protección sobre el 99% sobre los patógenos que causan infecciones intrahospitalarias.

Un nuevo concepto en cobre es lo que entrega Cu-9 Schultz. Una innovadora tecnología hecha en Chile que plantea una forma distinta de obtener y ocupar el metal rojo de manera optimizada basándose en nanotecnología. Un producto al que sus creadores llaman “cobre metálico líquido a temperatura ambiente”. Se trata de una solución acuosa formada principalmente por pequeños trocitos de cobre metálico de tamaño nanométrico y agua, que puede ocuparse como materia prima para diferentes productos como textiles, pinturas, sanitizantes y detergentes. Su impacto sorprende, porque puede lograr una protección sobre el 99% sobre los patógenos que causan infecciones intrahospitalarias, tales como Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Pseudomona aeruginosa, entre otras.

Esta nueva tecnología, única a nivel mundial, nace hace cuatro años de manos del equipo de Schultz Ingeniería y Maquinarias Limitada, con el objetivo de solucionar o eliminar las infecciones cruzadas e infecciones intrahospitalarias, una problemática que anualmente cobran más de 700 mil vidas en el mundo. “Fueron necesarios más de 4.000 ensayos multiparamétricos tamaño laboratorio y la compra de maquinaria especializada de elevados costos para comenzar a comprender la forma de producir y manejar nuestra materia. Luego y gracias al conocimiento de nuestra empresa de ingeniería, la producción industrial no fue un gran problema”, explica Julio Schultz, uno de los creadores de esta tecnología.

Otra de sus características que le hacen ganar terreno en el mercado es su tecnología de bajo costo, siendo esta en muchos casos entre 100 a 1000 veces más económico que las nanopartículas de cobre en polvo, explica Schultz.

En esta entrevista Julio nos cuenta más detalles de esta disruptiva innovación.

¿Cómo nació? ¿Quiénes están detrás de Cu-9 Schultz?

Nuestra tecnología nace luego de un largo tiempo de investigación, desarrollo, intentos y fracasos. Comenzamos con un fin específico centrado en solucionar o eliminar las infecciones cruzadas e infecciones intrahospitalarias, algo similar a lo que vivimos hoy en día en esta pandemia con la diferencia que es un problema bacteriano y no viral, pero que cobra anualmente más de 700.000 vidas en el mundo. Este tipo de infecciones es causado principalmente por bacterias y hongos y existe una forma de protegerse contra ella: utilizando cobre metálico en superficies.

El cobre es un material con potentes propiedades antimicrobianas, pero que sin embargo utilizarlo en su forma elemental para protección en establecimientos (placas de cobre) es imposible dado el alto costo que implicaría su uso para forrar las murallas, cielos, camas, manillas, etc… Esta fue la razón fundamental del por qué comenzó nuestra búsqueda, solucionar esta inviabilidad económica para así utilizar el cobre por medio de la nanotecnología en búsqueda de protección, optimización, viabilidad económica/técnica y darle finalmente un valor agregado al cobre chileno desde Chile para combatir esta grave problemática a nivel mundial.

Para lograr encontrar una solución, armamos el equipo y creamos una nueva empresa del grupo llamada Industrialnano Limitada. El equipo de trabajo es conformado por 3 Ph.D en Ciencias, un ingeniero civil, un ingeniero comercial y 3 colaboradores técnicos, cada uno con múltiples capacidades y conocimientos en procesos industriales, productos químicos, conocimiento en estructuras entre otros, cumpliendo así cada uno una pieza clave fundamental para nuestro proyecto.

¿Cómo llegaron a crear este producto en base a cobre? ¿En qué consistió este proceso?

La única forma de poder crear un producto de este tipo es contar con un gran know-how técnico, recursos y equipamientos para análisis e investigaciones para desarrollos y vasto conocimiento en áreas productivas industriales (sinergia que obtuvimos desde nuestras empresas Schultz Ingeniería y Schultz automatización, empresas que prestan servicios industriales construcción industrial integral y automatización industrial).

Fueron necesarios más de 4.000 ensayos multiparamétricos tamaño laboratorio y la compra de maquinaria especializada de elevados costos para comenzar a comprender el cómo producir y manejar nuestra materia. Luego, y gracias al conocimiento de nuestra empresa de ingeniería, la producción industrial no fue un gran problema, pues a pesar de que no era un escalamiento lineal ni tampoco simple, se nos facilitó el tener una empresa de construcción industrial (Schultz Ingeniería) y una empresa de automatización (Schultz automatización). Como ya habíamos construido varias empresas químicas y nos habíamos ya enfrentado a procesos industriales complejos, por medio de robótica/neumática sumados a cocimientos industriales por nuestra empresa constructora pudimos fabricar y habilitar rápidamente los equipos para funcionar con nuestros procesos.

¿Desde cuándo existe en el mercado? ¿Dónde se ha implementado? ¿Cómo han sido sus resultados? ¿Existe algún otro producto parecido en el mundo?

Nuestra solución existe en el mercado para uso industrial desde comienzos del año 2018. Nos tomamos un tiempo antes de liberar nuestra tecnología al mercado, pues exigimos como protocolo interno la caracterización completa de las nanopartículas en diferentes análisis antes de comenzar la venta, sobre todo el análisis de toxicidad, tamaño, concentración y efectividad, ensayos cruciales para este tipo de tecnologías, los cuales a nuestra opinión debiesen tener todos quienes trabajan en esta área.

Debido a las peculiares cualidades de nuestra tecnología (no tóxico homologable OCDE, cobre metálico nanométrico en solución acuosa de bajo costo) nos encontramos hoy implementándola en más de 9 áreas industriales de las cuales podemos mencionar pinturas, resinas, plásticos, textiles, y detergentes desinfectantes.

Los resultados del performance antimicrobiano en todos los productos demuestran efectividades sobre el 99% y viabilidad económica de la utilización en cada producto final, puntos que sin duda han generado el posicionamiento en la industria de “Cu-9 Schultz” pues optimizamos el cobre en todo sentido y podemos abastecer a diversas empresas sin problemas por nuestro nivel de producción.

Nuestra tecnología es única, no existe nada similar en el mercado mundial y fue creada en su totalidad en Chile. Estamos felices por la tecnología desarrollada por el gran éxito que ha tenido, lo que se ve reflejada en el feedback de cada cliente, destacando: facilidad de uso, el bajo costo en comparación con lo existente en el mercado (con precios entre 100 a 1.000 veces menores), efectiva protección antimicrobiana y la posibilidad y viabilidad de uso de nanotecnología a todo aquel que lo requiera por medio de nuestro aditivo.

¿Cómo lo están comercializando? ¿Qué cobertura tienen actualmente? ¿Lo han exportado?

Nuestra tecnología se comercializa a nivel industrial, es decir por ventas en grandes cantidades. Nuestros formatos de entrega son baldes de 5, 10 y 15 kilogramos de nuestra solución coloidal acuosa de nanocobre ofreciendo dos tipos de tecnologías (distinguidas por su concentración) en relación al uso que se le quiera otorgar, diferenciando por ejemplo si es para pinturas, resinas y/o plásticos versus textiles y sanitizantes.

Los puntos de venta a nivel nacional están concentrados principalmente en Santiago, pero tenemos también clientes en Curicó, Chiloé, Chillán y Temuco.

En cuanto al ámbito internacional, nos encontramos hoy enviando principalmente dentro de América, pero estamos avanzando con contactos comerciales en Estados Unidos, Hong Kong, Dubai, Corea del Sur y otros dos países de América Central guiados principalmente por los precios y propiedades que entregan.
Así también, muchos de los productos finales que fabrican algunos clientes en el mercado nacional se encuentran ya protegiendo a la población en Estados Unidos, China, Dubai, Argentina, Brasil, Perú, México, Francia, España.

Nuestra idea es entregar educar al mundo sobre la implicancia de la nanotecnología, entregar nuestros conocimientos para sacar el mayor provecho posible de esto y entregar esta tecnología a nivel mundial aprovechando todas las bondades del cobre, generando así protección antimicrobiana por medio del valor agregado en el uso del recurso típico Chileno.