NEWSLETTER

NEWSLETTER NOVIEMBRE
NEWSLETTER OCTUBRE
 

CNP: “ESTÁN SURGIENDO INICIATIVAS MÁS SUSTENTABLES Y VERDES, QUE VAN HACIA UNA MINERÍA MÁS SEGURA Y COMPETITIVA”

Patricio Aguilera, gerente general del Centro Nacional de Pilotaje (CNP), comenta que “nos interesa aportar al desarrollo del ecosistema minero, poniendo a los proveedores como un eje central de nuestro trabajo. Ellos son, en buena parte, nuestra razón de ser y lo que Chile necesita para transitar de una economía exportadora de materias primas hacia una que, además, ofrezca al mundo servicios y conocimientos de escala global”.

Desde hace 4 años que el Centro Nacional de Pilotajes (CNP) inició sus actividades. Cerrada la etapa de posicionamiento y partiendo la etapa de consolidación, a la fecha han realizado 12 pilotajes desde 2020 y hay otros 10 que están participando en el proceso de validación. Hoy tienen las puertas abiertas a compañías mineras, innovadores, emprendedores y en general a empresas que necesiten validar su tecnología para ambientes mineros a escala real o equivalente.

Patricio Aguilera, gerente general del CNP, explica que “las validaciones y pilotajes desarrollados hasta ahora han permitido, por un lado, contribuir en catalizar los procesos de incorporación de nuevas tecnologías en la minería desarrollados por proveedores e innovadores tecnológicos, al ser una fuente de capacidades expertas y procesos bien estructurados que garantizan como un tercero independiente y neutral la validez o no de las tecnologías”.

¿Cómo funciona el proceso del pilotaje? Una vez que una compañía minera, innovador o emprendedor tecnológico requiere asegurar que una tecnología funciona, y que es segura para operar a una escala industrial minero, se firman los documentos de confidencialidad. Luego se prepara la propuesta de validación con los respectivos protocolos, definición de las pruebas, muestras representativas, mecanismos para levantar los datos e información relevante, las medidas de seguridad, y los alcances con relación a plazos, costos y otras condiciones relevantes de la prueba, como el sitio y los asesores expertos que acompañan el proceso. Una vez aceptada por la contraparte, se procede a la programación detallada, puesta en marcha de la experiencia, su posterior ejecución y finalmente la generación de los reportes de resultados, con sus conclusiones y recomendaciones sobre el desempeño de la tecnología.

Una vez realizado el pilotaje, se entrega un reporte que da cuenta del desempeño de la tecnología, los protocolos y estándares utilizados, las condiciones en que fue ejecutado el pilotaje y los antecedentes de respaldo, como datos e informes de expertos independientes.

Aguilera dice que “de los 22 procesos que hemos visto, todos tiene su virtud única y su valor para la industria. Vemos que crecientemente están surgiendo iniciativas y proyectos para tener una minera con procesos más sustentable y verde, junto con una minería más segura y competitiva”.

Este año, el CNP comenzó su segunda etapa: la de consolidación y buscan, en el mediano plazo, aspirar a un mayor escalamiento. “En este nuevo desafío que recién iniciamos es clave asegurar la sustentabilidad económica del Centro, lo que significa fortalecer nuestro modelo de negocios y generar ingresos que nos permitan sostener nuestra operación, mejorar nuestros protocolos e invertir en los sitios donde hacemos pilotajes y validaciones industriales, para continuar agregando valor al ecosistema minero”, dice Patricio.

Otro objetivo fundamental es potenciar sus capacidades técnicas. Los pilotajes son complejos y es por eso que es esencial ampliar sus asesorías y redes no solo a proveedores de base tecnológica sino al usuario final. “Nos interesa aportar al desarrollo del ecosistema minero, poniendo a los proveedores como un eje central de nuestro trabajo. Ellos son, en buena parte, nuestra razón de ser y lo que Chile necesita para transitar de una economía exportadora de materias primas hacia una que, además, ofrezca al mundo servicios y conocimientos de escala global. Invertimos tiempo y recursos en apoyar a los proveedores en su crecimiento, en su vinculación con el sector e incluso con organismos de financiamiento, a través de un amplio programa de actividades. Tenemos una hoja de ruta con metas claras, que no solamente buscan alcanzar nuestro objetivo de acelerar el desarrollo tecnológico en el sector, sino también vincular a los distintos actores de la minería local e internacional para avanzar hacia una industria más moderna y sustentable”, explica Aguilera.

El foco del CNP es apoyar aquellas tecnologías que se requieran para hacer más competitiva, segura y sustentable a la minería. También tienen como desafío apoyar la incorporación y validación de tecnologías para descarbonizar la minería, la mejor utilización de la energía y el agua, automatizar procesos. Aguilera agrega que “en el Centro Nacional de Pilotaje estamos trabajando para generar mayores niveles de confianza en el ecosistema de innovación minero, somos un engranaje entre las agencias públicas, las universidades y centros tecnológicos, los emprendedores e innovadores y la industria minera, un puente que permite unir y conectar los intereses y oportunidades de este ecosistema, en base a capacidades y protocolos confiables. En la medida que podamos seguir avanzando en esta línea, estaremos contribuyendo en la diversificación y sofisticación de nuestra matriz productiva mediante la validación de nuevas tecnologías para una minería más verde, segura y competitiva, tecnologías que no solo se puedan introducir en la minería local, sino que también se puedan exportar hacia otros mercados internacionales”.