NEWSLETTER

NEWSLETTER MAYO
NEWSLETTER ABRIL
 

Ciberseguridad en Minería: un desafío que requiere de colaboración ecosistémica

Por Fernando Lucchini, Presidente Ejecutivo Corporación Alta Ley

Según un estudio realizado por Gartner, se prevé que el mercado mundial asociado a la seguridad de la información alcance los $170.400 MMUSD. Una suma sorprendente, pero que, dado el creciente uso y acceso a Internet, acelerado a su vez por la pandemia del COVID, ha obligado al mundo a tomar los máximos resguardos para evitar los ya conocidos ciberataques.

La “ciberseguridad” permite disminuir el riesgo asociado a un potencial ciberataque, que puede darse con técnicas como phishing, ransomware, suplantación de identidad, robo de data y pérdidas financieras. Para ello, se utiliza la aplicación de tecnologías, procesos y controles que permiten proteger la data, sistemas, redes, programas, infraestructura y dispositivos.

La minería, al igual que muchas industrias, ha ido avanzando en el uso de nuevas tecnologías como, por ejemplo, la automatización de procesos y la teleoperación. Sin ir más lejos, hace pocas semanas se inauguraron dos centros de operación remota en Chile, lo cual genera un gran impulso a la digitalización del ecosistema y, en cierta medida, confirma que la tecnología permite mejorar los procesos operativos de la industria. Sin embargo, al mismo tiempo, esto implica una mayor exposición global, en términos conectividad de dispositivos e información circulante. Por lo que se debe contar con planes de ciberseguridad como habilitadores y nuevos custodios de la continuidad operacional.

En este contexto de híper conectividad digital entre los actores del ecosistema – y con ataques virtuales no sólo enfocados en el espionaje intelectual o la obtención de réditos económicos, sino que incluso en el llamado “hacktivismo ambiental” y el daño reputacional y/o político – la fortaleza de nuestros sistemas es equivalente a aquella del actor más vulnerable de nuestra red. Por esto, la Corporación Alta Ley ha visto la necesidad de buscar nuevas iniciativas, que vayan en línea con este importante desafío al que se ve enfrentada la industria minera. Y entre los proyectos en los cuales estamos trabajando, está la generación de un Centro de Alerta y Respuesta Temprana ante Ciberataques para la Minería, el cual inicialmente nos permitirá, como industria, complementar los esfuerzos privados para “identificar, detectar, alertar y responder” ante ataques, promoviendo una cultura de ciberseguridad para mantener una operación minera segura. Además de ello, permitirá coordinar al ecosistema para generar un trabajo colaborativo entorno a la ciberseguridad, como compartir información relevante de ciberataques o vulnerabilidades detectados, y mejores prácticas en materia de seguridad de la información.

Asimismo, en coordinación con el Ministerio de Minería, articulamos la Primera Mesa de alcance nacional de Ciberseguridad en Minería, en la cual participaron más de 40 ejecutivos representantes de todo el ecosistema, y cuyo objetivo es poner en acción un plan ecosistémico de ciberseguridad para la industria minera. También, firmamos junto a otras 20 empresas de distintos sectores, un convenio de ciberseguridad con el Ministerio del Interior y Seguridad Pública, a través del cual se busca colaborar para la coordinación público-privada en materias de ciberseguridad.

En el escenario actual, donde las tecnologías IoT/OT y los activos autónomos toman un rol protagonista en la industria, se hace cada vez más relevante contar con estándares mínimos para una operación cibersegura, así como también con los canales idóneos para compartir la información relevante de ciberseguridad, que permita lograr alertas tempranas y respuestas más ágiles para hacer frente a estos nuevos tipos de delitos virtuales. Y, como el desafío vislumbra, para ello es clave avanzar en las confianzas y generar las instancias necesarias de colaboración.